18 de agosto del 2019 °C

El partido inaugural del Mundial tuvo algunos momentos desagradables para los aficionados en el Arena do Corinthians. Los boletos que habían comprado apuntaban a una fila sin asientos, y algunas personas llegaron a sentarse en el suelo.

Según la FIFA, estos lugares no se deben vender y la organización podría reubicar a los fans en otras sillas de la misma clase antes del inicio del choque entre Brasil y Croacia.

La fila Nº 423 no tiene asientos y se encuentra en la categoría 1 del estadio, siendo esta la zona más cara de las gradas. Cada billete costó 425 dólares. En la imagen publicada por globoesporte.com aparece un niño junto a su abuelo sentados en el cemento.

 

Imperdibles