24 de abril del 2019 °C

Fortaleza, (DPA). Un ambiente de guerra se instaló hoy en las relaciones del seleccionador brasileño Luiz Felipe Scolari con los periodistas de su país, en la rueda de prensa previa al decisivo choque de este sábado frente a Colombia, por el pase a semifinales del Mundial 2014.

Scolari se quejó de las "maldades" escritas por periodistas sobre la crisis de llanto que afectó a jugadores durante el dramático partido de octavos con Chile, y defendió la reunión informal que sostuvo con seis analistas en el búnker de Brasil en Teresópolis, que ha generado un coro de quejas y críticas por parte de los que no fueron invitados.

"No puedo charlar con todos. Hay algunos que son más amigos míos, me gusta charlar con ellos y lo seguiré haciendo. Los que no fueron invitados habrá sido quizás porque no me gustan tanto, o porque yo no quería hablar con ellos en este momento. Celos de hombre, ¡por amor de dios! Si les gusta, ok, si no, que se vayan al infierno", disparó.

Scolari también se manifestó indignado por "tonterías" y "maldades" que leyó en la prensa brasileña sobre la inestabilidad emocional de su equipo y sobre el papel que juega la psicóloga Regina Brandao, quien se reunió con el grupo esta semana.

"Dijeron que vino en emergencia. ¡Por dios! Están equivocados: todo está programado, y ella volverá el domingo y el lunes", aseveró el técnico, que también criticó las opiniones de psicólogos sobre la inestabilidad emocional del equipo difundidas por la prensa.

"Algunos colegas de profesión de Regina Brandao sacan provecho de esta situación. Emiten opiniones sin saber qué pasa", disparó.

Imperdibles