Fútbol y drogas en Colombia: Millonarios podría renunciar a dos títulos

El presidente del cuadro bogotano reveló que los campeonatos de 1987 y 1988 se consiguieron cuando un capo del narcotráfico era socio del club

Fútbol y drogas en Colombia: Millonarios podría renunciar a dos títulos

Millonarios puso el dedo en la llaga y planteó un debate que empieza a acaparar la atención en Colombia, el del periodo oscuro de los años 80, cuando la mafia del narcotráfico no solo intentó someter al país con el terrorismo, sino que metió su “dinero sucio” en varios equipos de fútbol.

El presidente del club azul y blanco de Bogotá, Felipe Gaitán, sorprendió esta semana al revelar que la Junta Directiva considera renunciar a los dos últimos títulos de liga que obtuvo en 1987 y 1988, pues en esa época tenía a un narcotraficante como socio.

Entonces era un “secreto a voces” que pocas cosas se hacían en “Millos” sin el consentimiento de Gonzalo Rodríguez Gacha, alias “El Mexicano”, uno de los capos del ya desaparecido cartel de Medellín.

“Todos sabemos el desafortunado pasado que ha habido en el equipo y es algo que con la nueva administración, nueva gestión y transparencia, se ha puesto sobre la mesa”, dijo Gaitán.

La declaración del directivo no tardó en generar un encendido debate en el que han participado protagonistas del fútbol de aquella época y de ahora, así como periodistas e hinchas.

¿MÁS REVELACIONES?
El gobierno se interesó de inmediato en el tema y hasta los congresistas sacaron a relucir el viejo debate de la penetración del dinero de la mafia en las campañas políticas.

“Gran lección daría Millonarios. Vamos a ver quiénes se apuntan a seguirlo en ese gesto histórico”, dijo el ministro del Interior, Fernando Carrillo, aunque sin descartar que el caso se quede más en lo simbólico que en lo práctico.

El senador Luis Fernando Velasco, de la coalición que apoya al gobierno, fue más allá al comentar que el dinero del narcotráfico llegó a muchos sectores y que en el país sigue haciendo falta un acto general de arrepentimiento.

“El ejemplo de Millonarios deben seguirlo los políticos y los partidos”, opinó.

Sin embargo, las palabras de Gaitán tuvieron un efecto contrario en varios de los jugadores que integraron el plantel del “Ballet Azul” en 1987 y 1988.

“Esas declaraciones son muy malas, no tienen sentido. Es una ofensa a los jugadores y a la hinchada. Habría que recapacitar si hay que sacar al presidente”, se quejó el ex volante argentino Mario Vanemerak.

OTROS EQUIPOS
Más enojado, el ex defensor Germán Gutiérrez de Piñeres desempolvó una camiseta y apareció en televisión mostrando con orgullo un agujero en el escudo. “Tengo esta camiseta rota como símbolo de combate”, dijo, tras recordar que Millonarios no fue el único equipo infiltrado por la mafia.

Si el dinero de Rodríguez Gacha servía para pagar sueldos y contratar a jugadores en Millonarios, también era inocultable en esa época que otros socios suyos del cartel de Medellín, entre ellos Pablo Escobar, el máximo capo de la banda, controlaban al Atlético Nacional de Medellín.

Inclusive era más abierta la injerencia en el fútbol de los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, los máximos capos del también extinguido cartel de Cali, archienemigos de la banda de Medellín y dueños del club América.

Rodríguez Gacha y Escobar murieron en 1989 y 1993 en operaciones policiales, respectivamente, mientras que los Rodríguez Orejuela fueron capturados hace varios años y extraditados a Estados Unidos.

La postura del presidente de Millonarios no fue bien recibida por los lados del América. “Es absurdo pretender devolver los títulos o estrellas, legalmente no es posible”, dijo el dirigente Javier Fernández.

Los hinchas han inundado de comentarios las redes sociales en gran medida con palabras de elogio a la actitud de Millonarios y muchos exigen que la renuncia a los títulos ganados en épocas de socios-narcotraficantes no debería afectar solo al club bogotano.

Mientras que en la época de Rodríguez Gacha como socio Millonarios ganó los títulos de 1987 y 1988, el América de Cali —ahora en la segunda división— dominó con comodidad la liga y ganó los campeonatos de 1982 a 1986. A su vez, Nacional obtuvo el título en 1981 y en 1989 consiguió la Copa Libertadores.