"Radamal Falcao y su fecha FIFA balsámica", por Jorge Barraza

Con su doblete ante Bahréin, Radamel Falcao demostró que sigue vigente en Colombia a pesar de su momento en el United

"Radamal Falcao y su fecha FIFA balsámica", por Jorge Barraza

Radamel Falcao anotó doblete en la goleada 6-0 de Colombia ante Bahréin. (Foto: Getty Images)

Bahréin es una islita en medio del Golfo Pérsico, casi invisible en el mapamundi, de poco más de un millón de habitantes. Es la selección 104 del Ránking Mundial de la FIFA (de incuestionable elaboración). No tiene tradición de fútbol, tampoco un presente destacable. De modo que para Colombia el 6-0 es refrescante, aunque esencialmente estadístico, anecdótico casi. No obstante, deja un saldo favorable: la vuelta de Radamel Falcao. A la Selección, al grupo, al calor de sus amigos y del cuerpo técnico que lo han arropado en estas horas inciertas que le toca vivir en Inglaterra. También marcó su retorno al gol, que lo anima por haber quedado en el umbral del récord de Arnoldo Iguarán (24 tantos con Colombia contra 23 de Radamel) y le devuelve estímulos que son vitales para un artillero: la sed de seguir sacudiendo redes, de ser noticia por lo que produce dentro del campo. Además, la goleada sobre Barhein permitió otra comprobación: los movimientos del Tigre muestran que futbolísticamente está intacto. ¿Para qué sirvió la fecha FIFA...? Para esto, por ejemplo. Para el reencuentro y la redención del goleador.

El 6-0 potencia otra vez la figura de Radamel Falcao, más allá del rival, y lo ubica como protagonista estelar para la Copa América, a la que llegará seguro como fiera enjaulada, con ansias de revancha, de devorarse a los rivales. Desde luego escucharemos la antigua canción de que esos goles ni habría que contarlos porque fueron hechos a Bahréin, pero en la historia de todos los cañoneros siempre hay goles a estos rivales. Pelé le marcó decenas de veces a Ferroviaria, Taubaté, Mogi Mirim, Juventus Paulista... Messi le ha convertido a Albania, a Hong Kong... También están los importantes, todos se cuentan.

Curiosa esta fecha FIFA; Chicharito Hernández, que no tenía lugar en Manchester United, se fue al Real Madrid y siguió el ostracismo: no juega porque en su puesto hay un crack, Benzemá, y obviamente Ancelotti prefiere al francés. En lugar del mexicano llegó Falcao al United, y también se vio metido en un túnel oscuro: Louis Van Gaal no lo tiene en cuenta, lo ningunea. Pues bien, Chicharito marcó el único gol de México en la victoria del sábado sobre Ecuador. Falcao le anotó a Bahréin y se mostró fuerte, sin rastros de su lesión de rodilla.

En estas horas balsámicas de Falcao exhumamos unas declaraciones de Marcio Santos, muy firme zaguero del Brasil campeón mundial 1994, al diario deportivo Lance el 21 de junio del año pasado, cuando Holanda brillaba en el Mundial y Louis Van Gaal se lucía en el banquillo una vez más. Marcio fue durísimo con el DT, que ha sido una piedra en cada zapato de Falcao y que nunca fue muy proclive hacia los sudamericanos: “Cuando llegué al Ajax, en 1995, Van Gaal trataba a los jugadores como meninos (chicos). No da para tratar a jugadores experimentados como criaturas. Yo venía de ser campeón del mundo y de jugar en Italia, pero él pensaba que debía decir amén a todas sus órdenes... Es un óptimo entrenador, ve muy bien el juego, pero no es de hablar mucho. Lamentablemente tiene un problema de carácter. Debe tener dificultades hasta con el dentista, porque para mostrar los dientes es bien difícil. Está siempre serio... Las únicas veces que lo vi sonriendo fue en las fiestas de fin de año, porque bebía, y cuando está bebido, con el alcohol en la cabeza, parece otra persona. Es irreconocible, dando risotadas. En lugar de agua él debería tomar un poco de alcohol para trabajar durante el día. Él escogía hasta la mesa de cada grupo de jugadores a la hora de la comida y separaba a los negros de los blancos”. En otro comentario, Marcio Santos lo definió como “el Hitler del fútbol”. Y agregó: sabe trabajar y es inteligente, pero se comporta como si estuviese en el ejército”. Como dice la calle, “lo mató”.

Falcao es el único futbolista que siempre está por pasar a otro club. No hay un día en que no salga un rumor sobre su futuro; desde que jugaba en River es así. Una situación que lo ha hecho ultramillonario, pero que lo damnifica deportivamente. Saber conducir la carrera es tan importante como brillar en el césped. Sería deseable que su todopoderoso representante Jorge Mendes escoja bien el próximo equipo al que lo destinará, porque el carro aún luce impecable, pero el modelo va pasando de moda.

* AY, CHILE... Cuando Argentina derrotó agónicamente a Irán en el Mundial (sin jugar bien, además) se dijo que era una vergüenza, porque Irán no era nada. Los persas acaban de vencer inapelablemente a Chile, sindicado por muchos como el gran favorito a ganar la Copa América dentro de poco más de dos meses. Fue 2-0 en el marcador, aunque hubo más amplitud en el juego. Todos han crecido. Además, Irán asistió a cuatro Mundiales y fue siempre el país con mejor trato de balón del Asia.

* BUEN BRASIL. Vimos Francia 1 - Brasil 3. Muy entretenido, con buen ritmo, ida y vuelta constante, muchas llegadas, bonitos goles, especialmente el bombazo de Neymar de zurda a un ángulo. Ya habíamos admirado al golero congoleño-francés Mandandá, de tapadas espectaculares en el Olympique de Marsella, increíbles casi. Ahora también nos sorprendimos con las virtudes de Jefferson, el brasileño arquero de Botafogo (le paró un cabezazo a Benzemá verdaderamente como si fuera Superman). Más allá del resultado, el examen para Brasil era duro y lo pasó con nota alta, aunque sin el fútbol preciosista de antaño. Dunga, con 8 victorias en 8 presentaciones, está logrando que su gente recupere la confianza en la selección, más por resultados que por juego. Sobre todo que la retomen los jugadores. En el nivel que exhibió, es candidato fuerte en la Copa América. Ayer, Brasil venció 1-0 a Chile sin repetir el buen andar frente a Francia.

* AIRE FRESCO. Lo más destacable de la aburrida victoria de Argentina sobre El Salvador (2-0) fue el golazo de tiro libre de Mancuello, un increible ejecutor de faltas, incluídos goles olímpicos y disparos desde cualquier posición. Mancuello, ídolo de Independiente, debutaba en la selección y se hizo un lugar en la consideración del técnico. El problema eterno de Argentina son ciertos nombres que aparecen en las convocatorias como automatismos (Tevez, Lavezzi, Higuaín, el mismo Agüero) con quienes no parece importar el rendimiento: igual, siempre están. Es como una suerte de burguesía contra la que no pueden luchar nuevos nombres como Carrillo (Estudiantes), Bou (Racing), Dybala (Palermo), Vietto (Villarreal) y otros que están haciendo méritos enormes para calzarse la celeste y blanca. En Argentina hay una sensación: que se convoca por lo que hicieron hace cinco años, no hace cinco meses.

* ATENCIÓN PERÚ. De lo que se puede extraer de partidos amistosos (no tanto) podría aventurarse que Brasil y Colombia van a luchar codo a codo por los dos primeros lugares del grupo “C” de la Copa América. Brasil está creciendo, Colombia sigue con todo. ¿Qué es Venezuela...? Mañana tendrá una prueba el propio Perú. 

LEE TAMBIÉN...