VIDEO: la cobarde agresión que cometió Mourinho en la Supercopa

El técnico del Real Madrid fue duramente criticado por Guardiola y Piqué tras meterle el dedo en el ojo a un asistente de Pep

(YouTube)

José Mourinho aseguró hoy sentirse “orgulloso” de los jugadores y del fútbol del Real Madrid, pese a la derrota por 3-2 contra el Barcelona y a la caída en la final de la Supercopa de España.

Mourinho, uno de los tantos protagonistas de los tumultos en el final del partido, restó importancia al incidente y no quiso hablar sobre su agresión a Tito Vilanova, asistente de Guardiola.

“Yo he sido educado en el fútbol para jugar como hombres y para no caer al primer golpe”, explicó Mourinho, quien dijo no conocer a Vilanova.

En tanto, “Mou” prefirió no hablar del Barcelona y el único comentario que realizó respecto al rival fue que “desde el primer minuto del segundo tiempo, los recogepelotas no tenían más balones, tal como lo hacen los equipos pequeñitos cuando están en problemas”.

PIQUÉ: “MOURINHO ESTÁ DESTROZANDO EL FÚTBOL ESPAÑOL
Por su parte, Gerard Piqué ha asegurado que Mourinho “está destrozando al fútbol español” con sus métodos y le ha acusado de ser el culpable de los incidentes que se han producido entre ambos equipos al final del partido de Supercopa.

“Sinceramente, Mourinho está destrozando el fútbol español. A veces nos acusan a los catalanes de que somos nosotros los culpables, pero los culpables los tienen allí en Madrid”, afirmó Piqué tras el partido.

“No es la primera vez, ya son varias y siempre son los mismos, así que de alguna forma se ha de frenar y espero que se tomen cartas en el asunto”, ha argumentado Piqué, que ha dicho que “no puede terminar cada partido así”.

GUARDIOLA: “ESTO PUEDE ACABAR MAL SI NO SE FRENA
Josep Guardiola celebró hoy en rueda de prensa el título de la Supercopa de España tras la victoria por 3-2 sobre el Real Madrid aunque advirtió, respecto a los incidentes del final del partido, que “esto puede acabar mal si no se frena”.

“Yo, cuando estoy aquí, puedo hacer algo. Mis jugadores pueden hacer algo. Pero esto puede acabar mal si no se frena. Yo intento comportarme lo mejor posible y no estoy aquí para dar lecciones a nadie”, aseguró el técnico del Barcelona, en referencia al tumulto protagonizado por los jugadores de ambos equipos sobre el final del partido.