Álvaro Barco: "Nunca le perdonaré a Manassero el ver llorar a mi hijo"

El gerente más ganador del fútbol peruano culpa a la Safap del adiós de la San Martín y asegura que el torneo es viable sin la ‘U’ y Alianza

Álvaro Barco: "Nunca le perdonaré a Manassero el ver llorar a mi hijo"

CARLOS UNIVAZO
DT – El Comercio

Pide un café y tostadas, sonríe con tristeza mientras revisa los diarios deportivos. “No los leo, solo los hojeo a primera vista”, dice con resignación. Álvaro Barco prepara el final de un ciclo de ocho años como gerente de San Martín. El café es más amargo de lo habitual. Y la digestión de esas crujientes tostadas, casi imposible.

¿Gerente o desempleado?
Con el destino definido. Sigo siendo gerente de San Martín porque el proceso de liquidación continúa. El martes se cumple el sexto día, la fecha límite para recibir los descargos. Es todo un proceso antes del despido.

¿Cómo calificarías tu momento?
Muy duro. Destrozado. Tengo un hijo, Alfonso, que es hincha a muerte de San Martín, amigo de los jugadores. Todo esto por una decisión improvisada, descoordinada de la Agremiación. Me siento frustrado porque veo en muchos jugadores arrepentimiento, pero ya no sirve para nada. Desesperados. Otros no están arrepentidos, pero igual piden perdón. Pensé que tenía argumentos para postergar esta decisión producto de la soberbia e indiferencia de gente como Manassero, Revilla y Baldovino, a quienes siguieron en perjuicio de un club que expuso siempre sus valores contra el sistema, y que les dio todo.

¿Respaldaste o discutiste la decisión de Chang?
Yo traté de solucionar, pero comprendía la decisión del rector Chang. Para nosotros, el activo más valorado es el jugador. Les dimos todo, a ellos y a sus familias. No merecíamos esto. No es que no vayan a la huelga, pero hacerlo a horas de un partido, no.

¿Hay autocrítica?
Subestimamos a la Agremiación, seguro. Pero ellos, luego, también nos subestimaron a nosotros. No queríamos la postergación porque habíamos trabajado bien la pretemporada. Los registros de ‘buena fe’ para la primera fecha que validó la ADFP fueron alucinantes. Y tú sabes cómo fue lo de Inti Gas, ¿no? A última hora le dicen los jugadores a Rofilio que no juegan. Y se presentan 5 chicos de Pisco diciendo: “Queremos jugar”. ¡Y juegan! Y uno de esos cinco le hace el gol a la ‘U’. Increíble lo que la necesidad y el ingenio pueden avanzar aquí. Ahora ya son jugadores del club, imagínate (risas).

¿Hubo diálogo?
Nosotros les dijimos a los jugadores que esa huelga no la podíamos sufrir si muchos futbolistas son cómplices firmando planillas falsas. Y la Agremiación no hizo nada, ¿Dónde estaban Manassero, Revilla, Baldovino? Decían que los chicos lo hacían ‘por objetivos deportivos’. Alucinante. Era evidente que había una corrupción descomunal Si la planilla se la podían entregar el viernes de madrugada al portero. La estafa absoluta.

¿Hay transparencia en la Agremiación?
Quiero creer que todo es claro, pero la Agremiación evidentemente vive de los conflictos. Sería bueno saber cuánto obtiene por cada caso que gana en la cámara. ¿Hay porcentajes? Porque no es una beneficencia, ¿no?

Pero quizá, más bien, demoraron en irse…
Quizá debimos irnos en el 2004, con el tema de la baja, de los cheques falsos contra nosotros. Este año era de grandes expectativas, los 50 años de la universidad. Real Madrid iba a jugar con nosotros, porque viene al Perú.

¿Respaldas hoy la decisión?
Chang fue drástico , seguro. Pero les advirtió. El sábado habló con los jugadores y les dijo que quería escuchar sus razones. “Yo no juego con cartas bajo la manga”, les dijo. El único que tomó la palabra fue Butrón y su argumento fue la solidaridad, para no subir al avión.

¿Se arrepienten del proyecto?
No, porque el club hizo valorar más a la universidad. Creemos que tras lo hecho ahora, el fútbol cambiará, por más que salgan tipos, seguro, como Alfredo González diciendo que tenemos 3 hinchas y en dos semanas nadie se acordará de nosotros.

¿Cuál es tu futuro?
No tengo plan B. Ahora dicen que me pueden inhabilitar para seguir en el fútbol, no lo sé.

Pero eligiendo jugadores, no te va mal. Pudiste ser entrenador, quizá…
Estoy metido, me comprometo, tengo amigos. Y en muchos casos busqué jugadores con calidad pero fuera de actividad. Vitti, por ejemplo. Ni en segunda de su país jugaba. Pero los que algo conocemos, sabíamos que por calidad tenía que rendir.

Este año ficharon a Guevara. No es primera vez que eligen jugadores complicados…
En un momento pensamos como política del club en rescatar jugadores como Sotil o Gómez. Tú sabes por qué echamos a ‘Machito’. Lo encontramos vendiendo whisky en el camarín. ¡Y encima ‘truchos’!…je. Litigamos con la Agremiación que lo defendió y le ganamos. Para que veas los casos que defiende. Al final, él nos tuvo que indemnizar.

¿Rota la relación con Manassero?
Totalmente rota. No podría perdonarle el ver llorar a mi hijo y no tener explicación para lo que pasó. El daño a mí y a los jugadores es irreparable. Yo le advertí a Revilla: “El club se cierra”. Se reía: “Nooo, eso es amenaza, nomás”.

En el 2002, tú fuiste gerente de una ‘U’ bastante informal. Hoy la criticas…
Pero jamás hice nada ilegal. Trabajé ocho meses, cobré solo dos. Y encima con mi plata tuve que pagar los pasajes para salir de Chile cuando nos quedamos varados, tras el cierre de Aerocontinente.

¿Es viable un torneo sin ‘U’ y Alianza? Hay rumores…
Sí. Bajarían todos los costos, lo admito. Pero si no fuera posible, entonces paremos y cambiemos la calidad societaria de esos dos. Como en Chile. Colo Colo y la ‘U’ de allá estaban quebrados.

¿El fútbol peruano es corrupto?
Sí. Lo he comprobado y denunciado.

¿No tienen la culpa de ayudar a crear un monstruo que se les fue de las manos?
Sí, pensábamos que con la Agremiación estábamos en la misma vereda, pero nos dimos cuenta tarde de que a ellos solo les interesa el poder.

LA CIFRA
8
Años duró el proyecto de la San Martín en la Primera. Barco llegó con Oblitas en el 2004.