Árbitro del partido Messi vs. Neymar pasó del infierno a la gloria en dos meses

Henry Gambetta vivió un sueño al dirigir en el ‘Duelo de Gigantes’, y en mayo fue muy criticado por un mal fallo en un León de Huánuco-Alianza Lima

DAVID HIDALGO JIMÉNEZ (@DavidsCreator)
Redacción online

Cuando Henry Gambetta se enteró que Messi y Neymar iban a jugar en Lima tuvo una sensación que lo hizo ilusionarse con dirigir este partido. El lunes, al regresar de Huancayo, un colega le adelantó que iba a ser el elegido y el corazón le dio un vuelco. En mayo, Gambetta no validó un gol legítimo a León de Huánuco ante Alianza Lima y por ello vivió un verdadero infierno de críticas.

Ayer por la mañana, el mismo día del ‘Duelo de Gigantes’, recibió la llamada de Gilberto Hidalgo, jefe del departamento de arbitraje de la Conar. “Me comunicó la designación. Me dijo que había sido pedida por los organizadores. Fue una sorpresa, realmente no lo esperaba”, dijo el réferi a elcomercio.pe.

Cuando Gambetta tuvo enfrente a Messi y Neymar en la cancha del Estadio Nacional trató de ocultar su emoción. Tuvo ráfagas del partido de Eliminatorias en Buenos Aires en el que fue cuarto hombre y conoció por primera vez a Messi. También recordó de manera fugaz a un Neymar más pequeño y delgado que jugó ante Juan Aurich en Chiclayo por la Copa Libertadores 2012.

Después de dirigir anoche a Messi y Neymar ya se puede retirar del arbitraje
Pasó por mi mente (risas). No, para nada, todavía no ha llegado ese momento.

¿Qué siente al verse abrazado a estos dos grandes jugadores?
Es un honor y una gran satisfacción haber tenido esta responsabilidad de dirigir a tantos jugadores de renombre internacional. Cuando me lo comunicaron, mi familia compartió mi felicidad. Mi hijo (Gonzalo, 15 años) me acompañó al estadio para ser testigo del ambiente previo al partido. Los quería conocer personalmente en la zona de vestuarios.

¿Hace dos meses, cuando fue muy criticado por una mala decisión arbitral, no imaginaba que esta podría ser la vuelta de página?
Es una revancha para mí por todo lo que viví meses atrás. Fue una situación desagradable, cosas que siempre se van a dar, porque nosotros los árbitros estamos expuestos a los errores. El fútbol siempre da revanchas. La experiencia de ayer es para demostrar a aquellas personas a las que no les caigo en gracia o que me critican, que si me han tomado en consideración es por un buen motivo.

Usted quedará en la primera foto de Neymar y Messi, juntos por primera vez como compañeros de Barcelona.
Sí lo sé. Obviamente esa foto va a tener un lugar muy especial en casa y en mi recuerdo. Quizás en el partido no lo percibí, pero ahora sí me doy cuenta de la importancia de aquel momento. Es más, cuando llegué hoy a la oficina, mis compañeros me habían dejado un periódico con esa foto en mi escritorio. Me causó gracia y alegría verme al centro de dos grandes jugadores.

¿Se emocionó como hincha?
Todos los árbitros que dirigen este tipo de partidos deben sentir una gran emoción, una inmensa satisfacción por ser elegidos, pero es obvio que no lo podemos exteriorizar en ese momento —cuando estamos junto a los jugadores— porque somos una autoridad y nos tenemos que comportar como tal. Pero es muy emocionante.

¿Qué recuerdos le deja el partido?
Me llevo el respeto de Neymar quien al final del partido se me acercó, me dio la mano y me agradeció el arbitraje. Todos estuvieron muy correctos, a pesar de que este tipo de partidos a veces se vuelven complicados porque algunos jugadores lo toman en broma, pero otros se pican y reaccionan mal.

Y es raro que en un partido de exhibición se expulse jugadores.
Es cierto, es raro, pero sí ocurre. Te juro que en la jugada que le hizo Neymar a Lugano, pensé que iba a ocurrir algo más brusco, pero Lugano demostró que es un caballero.