Eduardo Esidio: "Raúl Ruidíaz le dará alegrías a la selección peruana"

El ex delantero crema regresó al Perú y pide apostar por el ‘9’ de Universitario en el equipo nacional

Eduardo Esidio: "Raúl Ruidíaz le dará alegrías a la selección peruana"

CHRISTIAN CRUZ @cruzva_DT

La misma sonrisa de cuando festejaba sus goles con la ‘U’ y Alianza aparece en su rostro. Eduardo Esidio está de vuelta en el país y su propósito es seguir regalando alegrías al fútbol nacional, esta vez con un proyecto de academias para niños: Fútbol para Todos, que ya funciona en Brasil; además, tiene que resolver un tema personal por una denuncia por difamación hecha a un medio.

Estás de vuelta y muy saludable.
Estoy muy contento de regresar al Perú que siempre me trata bien. Tuve unos problemas por unas declaraciones falsas, pero estoy acá para que vean que estoy bien.

En el Perú es inevitable que se te recuerde por tu paso en la ‘U’.
El sentimiento por la ‘U’ es único. Fueron tres años que nos conocimos bien fuera y dentro de la cancha y todo salía con naturalidad.

¿Qué jugador recuerdas más?
Yo concentraba con Juan Pajuelo. También recuerdo que Gustavo [Grondona] era muy inteligente. Las pelotas llegaban a sus pies y era medio gol. Además, el ‘Puma’ Carranza y Ciurlizza, que eran dos leones protegiendo la defensa.

¿Cuál de los campeonatos recuerdas más?
Me quedo con el del 98. El inicio fue muy duro [le detectaron el VIH], pero el grupo me aceptó y fuimos campeones después de cinco años. Eso fue el inicio de todo lo que conquisté.

¿Por qué te fuiste a Alianza?
Con la salida de Alfredo González cambiaron las cosas. Llegó William Flores, pero ya no teníamos el respaldo, protección y el respeto que Alfredo nos transmitía.

¿A qué delantero ves bien en la actualidad?
He visto que Ruidíaz va muy bien. Ha crecido mucho y su salida al extranjero fue muy importante para su carrera. Le puede dar alegrías no solo a Universitario, sino también a la selección. Hay que apostar por él, sobre todo por la carencia en la que están.

Edu sonríe, y su alegría es la que lo mantiene vigente, intacto, para ser más precisos.