¿Sabías que el trofeo de la Copa Libertadores se hizo en el Perú?

El botín honorífico por ganar la Libertadores, esa que nunca ha obtenido un equipo peruano, fue elaborado por nuestros artesanos en la conocida joyería Camusso a finales de los 50

¿Sabías que el trofeo de la Copa Libertadores se hizo en el Perú?

Por: Fernando Lozano

“Y así nació la Copa Libertadores”. Don Alberto de Gasperi sentencia el fin de una historia de la que usted recién se va a enterar. Este italiano de 76 años le pone “retro” a la memoria medio siglo atrás para contarnos que la obsesión es peruana, que la copa más importante de clubes de fútbol del continente fue bañada por primera vez por el aire de Lima, aunque, como la hija más ingrata, un día se fue y no ha vuelto, a pesar de que todavía seguimos esperando por ella.

“El trofeo de la Copa Libertadores se hizo en Perú, por artesanos peruanos guiados por mí”, dice don Alberto en una sala de reuniones en San Isidro, recordando los detalles que iniciaron una pasión que hoy es patrimonio futbolístico de Sudamérica.

Ese objeto del deseo que los peruanos solo podemos ver, gigante y linda, todos los martes, miércoles y jueves en la presentación de los partidos por las pantallas de Fox Sports, se forjó en el taller de la joyería Camusso, ubicada en la avenida Colonial. De Gasperi, ingeniero y jefe de la planta, sitúa su fabricación en 1969, pero el tiempo va dejando secuelas en el recuerdo. El periodista Carlos Enciso, asegura que fue en 1959 cuando el dirigente peruano Teófilo Salinas, entonces directivo de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), le encargó a De Gasperi que él y los artesanos de Camusso le dieran vida a la copa. “Él nos dio una idea, hicimos un dibujo, lo rechazó, hicimos otro, le gustó. Lo que más tardó fue su aprobación. Cuando no le gustaba, había que volverla a pensar. Como decimos en la jerga de la platería, tenía que “pagar el ojo”. Cuando el doctor Salinas vio el resultado final, quedó encantado”, afirma don Alberto, quien era el director de la planta de Camusso, una de las joyerías más antiguas del país fundada en 1933 y que hoy es reconocida en el ámbito internacional.

El trofeo original fue hecho en varias piezas de plata 925 y fue diseñada imitando la figura redonda de un balón formada por dos piezas cuya costura está tapada por el listón. En principio esa cinta iba a albergar el nombre de los ganadores hasta que se dieron cuenta de que “no habrían entrado todos”, cuenta De Gasperi. El trofeo podría simbolizar la dualidad del fútbol. Tiene de arte y de calle. El hombrecito que está en la cúspide pateando una pelota “se copió de una copa de bronce que vendían en las tiendas para los campeonatos de los colegios”, agrega. Todas las piezas están unidas desde la base por un perno. “Es la única pieza que no es de plata. No lo diga, pero es de bronce”, bromea el ingeniero.

La pieza llenó de orgullo a sus creadores y dejó satisfechos a Salinas y al argentino Raúl H. Colombo, entonces presidente de la Conmebol. “Tenía unas dimensiones casi perfectas. No importaba mucho el precio, solo era pagar lo que se gastaba en el valor de la plata”, dice De Gasperi. “Y eso que en ese momento no se usaba la computadora. Todo era a mano”, agrega Fabio Tonani, uno de los directivos actuales de Camusso.

No hay mucho registro de la primera copa. “Hasta 1968 no se ve a ningún jugador con la copa. Recién ese año aparece Juan Ramón Verón, líder del Estudiantes campeón, bajando del avión con ella”, afirma el periodista argentino Jorge Barraza, jefe de prensa de la entidad y columnista de DT.

Ahora esa copa que algún día estuvo en sus manos se pasea todos los años por Sudamérica y don Alberto la observa a la distancia y se llena de una mezcla de nostalgia con satisfacción. “Cada vez que yo la veo por televisión me emociono, la verdad que sí. Me llena de orgullo no solo por mí, sino por todos los que la hicieron, de los artesanos, que son muy buenos. Todo un equipo de unas 12 personas. Vale la pena saber que se hizo en el Perú. Lástima que no se ha quedado mucho tiempo por acá”.

LA COPA FUE RESTAURADA EN CHILE EN EL 2004
Desde su creación, la Copa ha sufrido varios cambios sobre todo en la base. Sin embargo, en el 2004, quedó semidestruida cuando se le cayó de las manos al colombiano Herly Alcázar (ex Cienciano) del Once Caldas, campeón de ese año.

La Copa fue entonces enviada a reparar, pero lejos de devolverla al Perú y a Camusso, donde fue creada, la Conmebol la envió a la empresa Alzaimagen de Chile, que la restauró y, según le dijo su gerente de ventas Yasna Rojas, al diario chileno “La Cuarta” en el 2005, “la hicimos casi toda de nuevo”.

Las asas son más grandes y el hombrecito que antes pateaba con la derecha, ahora lo hace con la zurda, según el vicepresidente del Olimpia de Paraguay. “La arreglaron mal. Una de las asas se desoldó porque no lo hicieron bien. La debieron traer al Perú, para que la arreglen los artesanos que la hicieron. La copa es un valor del Perú, ya ni siquiera de Camusso”, afirma Fabio Tonani, directivo de la joyería.

Dato
Solo dos equipos peruanos estuvieron a un paso de traer el trofeo de la Copa Libertadores a casa. Universitario en 1972 y Sporting Cristal en 1997.