Los mejores 'chorrigolazos' en la despedida de Roberto Palacios

El volante de Sporting Cristal y las selecciones peruanas se retira del fútbol. Aquí un recuento de sus más celebrados goles

Los mejores 'chorrigolazos' en la despedida de Roberto Palacios

1. A SAO PAULO. Este ‘Chorri’ era parte de aquella incontenible ‘Maquina celeste’ del Descentralizado 1994 y que en paralelo jugaba la desaparecida Copa Conmebol. El equipo que entonces dirigía Juan Carlos Oblitas había accedido hasta los cuartos de final, tras dar cuenta de Nacional de Ecuador, en Lima (2-1) y en Quito (1-0). Palacios comandaba una oncena cohesionada (anótese: Balerio, Solano, Garay, Julinho) y al frente tenía al Sao Paulo del mítico Rogerio, Denilson y Juninho como privilegiados herederos de la escuela de Telé Santana. El primero fue firma del 10 celeste desde casi 30 metros. Se sacó la marca del recio Gordón y aplicó un zurdazo que sombreó al arquero-goleador del mundo a los 39’. Sello que para nada auguraba el desenlace del partido. Cristal perdió 1-3.

2. A CARACAS FC Sporting Cristal en la segunda fase de la Copa Libertadores 1995. Atrás había quedado un impecable inicio de campaña en que el equipo que conducía Oblitas, desde el banco, y el ‘Chorri’ en cancha, quedó primero del grupo 5, integrado además por Alianza Lima y los bolivianos Wilstermann y Bolivar FC. 4 de Mayo de 1995, Cristal buscaba su pase a cuartos de final y el rival a vencer era Caracas. La goleada rimense (6-3) tuvo en una jugada que inició Palacios en la mitad de la cancha su mayor brillo. Cedió para Julinho y este de taco completó la pared. El ‘Chorri’ trepó por la media cancha, se sacó tres hombres –uno por uno- y ya en el área también descontó al arquero. Golazo y clasificación.

3. A COLOMBIA. Era el debut de Perú en la Copa América que organizó Uruguay en 1995. Para Palacios fue el primer torneo en que vistió la camiseta número 10 de la selección, y desde entonces pocas veces, en los 14 años siguientes, otro jugador llegó a usarla. Perú-Colombia, 7 de julio de 1995, estadio Atilio Paiva Olivera, Rivera, el ‘Tino’ Asprilla había adelantado para los cafeteros y todo hacía indicar que los dirigidos por Miguel Company se iban a las duchas tras una primera caída. Pero ahí estaba el ‘Chorri’, diez minutos antes del final recibiendo el balón en tres cuartos de cancha. Se hizo el espacio a la derecha, al tiempo que dejó a su marcador, y enfiló un derechazo hacia el flanco diestro del arco que cuidaba René Higuita. Una joya … aunque haya registrado solo un empate.

4. A ECUADOR. 24 de abril de 1996, Perú iniciaba las Eliminatorias para Francia 98 en el estadio Monumental de Guayaquil. El primer tiempo daba, y suficiente, para el optimismo. Pero la segunda parte fue una historia opuesta, casi antagónica y para el olvido. La inició el ‘Tanque’ Hurtado, la empezó Jean Ferrari más bien, quien, sin mirar la ubicación de la defensa peruana, lanzó el balón para atrás y habilitó al delantero ecuatoriano. Lo dejó a tiro de gol y el ‘Tanque’ facturó un sombrero perfecto a Miranda. Minutos después hubo algún tiempo para soñar y más que nada por la excelencia venida de los pies del ‘Chorri’, bajo una táctica que llevaba su sello. Lo separaban 35 metros del arco norteño, se hizo el espacio a manera de enganche y de potente zurdazo encajó el balón en el extremo izquierdo del estático golero Morales. Ecuador creció y nos metió tres más. Fue 1-4 en el debut de aquel proceso.

5. A URUGUAY. Si en el curso de las clasificatorias a Francia 98 hubo un momento en que Perú desbordó ilusión, ese fue luego del triunfo ante Uruguay en Lima. Fue el 10 de setiembre de 1997 y el camino lo inició Palacios. Los celestes habían adelantado la cuenta en el primer tiempo pero, en vestuarios, Oblitas había dejado las cosas claras vía siete minutos de continua carajeada y aliento. La selección regresó y propuso otro argumento. Así, el asedio al arco de Siboldi fue constante. Perú trepaba más por los flancos y llegaba mediante bombazos al área para la cabeza de Maestri. En cancha uruguaya, por banda derecha, Roberto Palacios recibió el balón del ‘Chino’ Pereda. Picó dos veces la pelota para deshacerse de su marcador y sacó el latigazo directo al ángulo superior derecho del marco charrúa. Después Carty nos daría el 2-1 y un maremoto de esperanza previo a la catástrofe en el Nacional de Chile.

6. A ECUADOR. El partido que negó la visa a Francia, el penal ingenuo de Pablo Zegarra al cazurro Aguinaga y el golazo de Palacios que remeció al viejo estadio Nacional repleto, colmado de expectativa. Ese fue el Perú-Ecuador del 2 de abril de 1997, el choque de vuelta que debió ser revancha y dejó un trago imposible de asimilar en años. Aquí se perdieron los puntos que nos pudieron poner en Marsella, Lyon o París. Aunque los íbamos ganando y gracias (¿cómo no?) a Palacios. El ‘Chorri’, otra vez el ‘Chorri’, paró el balón en cancha rival, descontó a Tenorio, la picó apenas y la mandó a guardar desde unos 20 metros, de pierna izquierda al flanco derecho del arco que defendía Morales. Los entonces dirigidos por el ‘Pacho’ Maturana empataron el juego minutos después 1-1. Nada fue suficiente.

7. A BOLIVIA. La crítica internacional sudamericana que llegó a Perú para la cobertura de la Copa América 2004 consideró el tanto de Roberto Palacios, en el empate 2-2 frente a Bolivia, como el mejor de aquel torneo. Para ninguno de los hombres de prensa que estuvieron en Lima, Chiclayo, Piura, Tacna, Cusco, Chiclayo, Cusco y Arequipa, siguiendo a sus selecciones, hubo dudas. Lo de Palacios en el debut de la blanquirroja en el Nacional de Lima fue lo más excelso en la competición sudamericana. Partió desde fuera del área altiplánica y se internó en esta a través de un sombrero exacto, volvió a poner la pelota en volea frente a un defensor boliviano y antes de que esta toque el gramado empalmó un remate al ángulo del marco adversario. Una pintura suficiente para disimular el mal inicio peruano que a la postre, en Chiclayo ante Argentina, quedó confirmado. Quedamos eliminados.

8. A PARAGUAY. Fue el 30 de marzo del 2000, en el inicio de la fase clasificatoria a Corea-Japón 2002. Sergio Markarián dirigía a Paraguay y a Perú, Maturana. Al estremecedor recibimiento que el viejo Nacional dio esa noche a la selección, replicaron toneladas de magia desde los pies de Solano y Palacios. Ambos coronaron el partido con un gol. Lo del ‘Chorri’, en su momento, adquirió ribetes de patrimonio nacional. Bombazo desde fuera del área hacia el vértice derecho de un Chilavert enhiesto. ‘Chorrillada’ extraída del frustrado camino a Francia 98 para la que había previsto un símbolo: “Te amo, Perú”.


Tags relacionados

Homenaje a Roberto Palacios