Arquero Paco Bazán fue el único crema que terminó triste en el triunfo de la ‘U’

El golero sufrió un esguince en el hombro izquierdo y tuvo que ser cambiado a los 11 minutos. Lloró en el banco y habló de un posible retiro si no mejora

Lágrimas. Paco Bazán lloró de impotencia tras ser sustituido en el primer clásico de su carrera. El portero sufrió una lesión en el hombro izquierdo. (Foto: Lino Chipana)

"Sentí mucha tristeza, rabia, no entendía. Son pruebas de Dios que suceden por algo", afirmó Paco Bazán, quien recibió esta tarde en el vestuario la buena noticia de ser el arquero titular de los cremas para el clásico en el que finalmente se impuso Universitario 2-1 sobre Alianza Lima. "Me había preparado especialmente para este partido, estaba muy contento, disfrutaba la fiesta. Siento impotencia porque llevo esta lesión hace 10 años y, lamentablemente, no me ha dejado hacer mi carrera como yo he merecido", señaló el guardameta a quien le recrudeció una vieja lesión en el hombro izquierdo al realizar una estirada para evitar el gol de Alianza a los siete minutos. "Las condiciones que Dios me dio, prácticamente las he tenido que hacer notar con un solo brazo. Pasa esto, justo hoy, en un partido tan importante para mí", confesó con pesar, luego de haber llorado en el banco de suplentes desde que fuera cambiado. "Derramé lágrimas de hombre porque yo soy un deportista que quiere salir muerto de la cancha y no así", agregó. "Voy a esperar la resonancia, rezar mucho, fortalecer, y espero que la solución no sea algo quirúrgico porque no estoy dispuesto a hacérmelo. Confío en el doctor Julio Segura, de lo contrario esto podría adelantar mi retiro", concluyó el meta de 29 años.