Insólito: un equipo ganó tres de cuatro torneos pero puede quedarse sin el título de la liga peruana de vóley

En su columna de Deporte Total, el periodista Raúl Tola criticó el sistema del campeonato de vóley nacional

*Por Raúl Tola* Este fin de semana se jugará el torneo cuadrangular del que saldrá el campeón de la Liga Nacional Superior de Vóley Femenino. Debería ser motivo para celebrar, aunque tengo mis dudas. Controlado por dirigentes improvisados, el deporte que alguna vez nos llenó de alegría se hunde lenta pero irreversiblemente en el hoyo de la incoherencia, y un ejemplo de ello es esta definición. ¿Se imaginan qué ocurriría en el campeonato nacional de fútbol si la “U”, Alianza Lima, Cristal o cualquier otro equipo quedase primero en el torneo Apertura y luego en el Clausura, y descubriese que no hizo los méritos suficientes para ser campeón absoluto? ¿Si tuviese que entrar a un octogonal, con los cuatro primeros equipos de cada serie del Clausura? ¿Qué ocurriría si el mismo equipo que ganó el Apertura y el Clausura gana el octogonal, pero tampoco basta, y ahora debe jugar un cuadrangular, que incluye a los equipos de más puntaje del octogonal? Eso es lo que ha pasado con la Liga Nacional Superior de Vóley. El "Regatas Lima":http://elcomercio.pe/ediciononline/HTML/2008-05-08/regatas-lima-acusa-federacion-voley-dejarlo-fuera-torneo.html ganó el campeonato Apertura y el Clausura, y fue campeón del octogonal, pero ahora deberá jugar este fantasioso cuadrangular, y comenzará con cero puntos, sin que la exitosa campaña de todo el año importe. Quizá vuelva a ganar, pero el absurdo ya fue consumado. Los clubes de vóley no manejan el presupuesto ni los intereses del fútbol, ni sustentan su poder en la presión de las barras bravas, ni las decisiones de los dirigentes, por más arbitrarias y descabelladas que sean, están constantemente vigiladas por la opinión pública. Por eso pasan disparates como este campeonato, que un club debe ganar cuatro veces para salir campeón, y perder una para que todo sea en vano.