¿Son los diplomados una alternativa a las maestrías?

Apostar por los diplomados es menos costoso que hacerlo por una maestría y también ayuda a construir una carrera en ascenso

¿Son los diplomados una alternativa a las maestrías?

Debido a su corta duración y precio, un profesional puede llevar varios diplomados en paralelo a su desempeño laboral, hasta hacer la maestría. (Archivo referencial: Getty)

Los diplomados siempre han sido una alternativa al estudio de una maestría, pero con la necesidad de especialización que existe ahora, su competitividad se incrementa.


José Miguel Marchena, gerente de Educación Ejecutiva de ISIL, destaca tres ventajas que se consiguen al llevar un diplomado, frente a una maestría especializada: primero, la duración, ya que son programas relativamente cortos, de entre cinco y seis meses, y con una estructura que suele ser de dos o tres veces por semana (ISIL tiene dos clases por semana desde las siete de la noche), lo que le permite al alumno estudiar sin interferir en su vida profesional. 

Lo segundo es que son programas enfocados en una especialidad concreta, es decir, le brindan al participante la posibilidad de adquirir habilidades en ámbitos puntuales y así potenciar su carrera y mejorar sus niveles de empleabilidad. “Los diplomados buscan complementar la capacitación de un profesional que ya cuente con alguna formación previa, en ese sentido, se dedica muy poco tiempo a generalidades y, más bien, se prioriza el aprendizaje de la especialidad basado en la casuística y el debate”, indica Marchena a Día1.

Una tercera característica de los diplomados es que los docentes suelen ser profesionales que ejercen la docencia, lo que permite entregarle al alumno una experiencia de aprendizaje sólida y pertinente, pero además actualizada y de tendencia.

Marchena señala que ISIL dicta 22 programas de diplomados, oferta que renuevan permanentemente, tratando de mantener un vínculo entre el producto y el mercado real.
Rodolfo Cremer, vicerrector académico y director de la Escuela de Posgrado de la Universidad Privada del Norte (UPN), resume que la ventaja de los diplomados es que te brindan conocimiento “directo a la vena” en determinadas áreas técnicas o funcionales. 

“El diplomado brinda las herramientas necesarias para poder realizar el trabajo con mayor efectividad y a su vez, permite hacer línea de carrera dentro de una organización. Sin embargo, cuando un profesional llega a una posición gerencial o directiva, va a necesitar estudios de maestrías que brindan un nivel de conocimiento más general”, advierte Cremer.

VARIOS DIPLOMADOS
Un hecho que no debe pasar por alto es que debido a su corta duración y menor inversión relativa, los profesionales pueden llevar más de un diplomado, lo cual siempre enriquece un currículo; en particular, teniendo en cuenta que los reclutadores prefieren filtrar por experiencia educativa los CV, para entrevistar primero a aquellos profesionales con más estudios.

Daniela Cantín, coordinadora de admisiones de EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey (Sede Perú), comparte los beneficios de los diplomados, que permiten adquirir rápidamente nuevos conocimientos y ponerlos en práctica en la empresa, pero agrega una salvedad.

“Se trata de una actualización que requiere llevarse de manera continua y debe ser complementada por la experiencia profesional”, comenta.

En beneficio de las maestrías, Cantín destaca que esos programas otorgan un grado académico y proporcionan una formación superior en el área elegida. “Además, el estudiante debe elaborar una tesis o proyecto que demuestra todo lo aprendido”, resalta.

A ello agrega que, en el caso de las maestrías, el profesional desarrolla habilidades blandas como la comunicación, empatía, liderazgo, entre otras formas, las cuales son necesarias para mantener un ambiente laboral ideal y generar una red de ‘networking’ más amplia.


Tags relacionados

Diplomados