Economía alemana tuvo su menor crecimiento desde el 2009

El PBI de la primera economía europea se incrementó en 0,4% en el 2013, pese a la reactivación del consumo privado

Economía alemana tuvo su menor crecimiento desde el 2009

La reactivación del consumo privado no fue suficiente para que Alemania revierta un inicio de año difícil y un último trimestre sin impulso. La primera economía europea registró en el 2013 un incremento de 0,4% en su Producto Bruto Interno (PBI) tras el 0,7% de 2012, y más el 3% de 2011, significando el menor crecimiento desde el 2009.

La Oficina Federal de Estadística (Destatis) afirmó que la economía alemana creció en casi 0.25% en el último trimestre del 2013, en línea con la expansión del PBI de un 0,3% obtenida en los tres meses anteriores.

Existen razones claras por las que Alemania no pudo superar el crecimiento económico logrado en años anteriores. Una de ellas es la prologanción del invierno de transición entre el 2012 y el 2013, que paralizó varios sectores económicos en el primer trimestre del año.

"Bajo la superficie de un crecimiento inferior a la tendencia, la historia de éxito económico continuó dado que el desempleo se mantuvo bajo, el consumo privado siguió con su tendencia alcista e incluso la inversión mostró sus primeras señales de vida", dijo Carsten Brzeski de ING.

Los datos definitivos del crecimiento para el último trimestre y para el 2013 se darán a conocer el 14 de febrero.

ALEMANIA AÚN LIDERARÁ

Esta desaceleración no significa un problema mayúsculo para el líder económico de la zona euro. Economistas señalaron que los datos esconden la fortaleza oculta de la economía alemana, que según dijeron podría crecer hasta un 2,2% en el 2014.

"Esperamos un crecimiento en el 2014 de un 2,2%, pero existen riesgos ahí afuera", dijo Christian Schulz, economista de Berenberg, al citar la continua vulnerabilidad de Alemania a cualquier resurgimiento de la crisis de la zona euro. Dicho aumento en el PBI se dará a medida que se  una recuperación global impulsada por las exportaciones y las bajas tasas de interés, generando un repunte en la inversión. 

"Con la mejora del panorama económico global, libros de pedidos llenos, reducidos inventarios y un mercado laboral estable, todos los elementos para otro sólido desempeño en el crecimiento de la economía alemana están ahí", agregó.

Cabe señalar que se indica que la confianza empresarial, del consumidor y de inversores se ha fortalecido, mientras que los pedidos industriales subieron en noviembre. 

RESULTADOS POSITIVOS

Alemania posee buenas cifras en comparación con el resto de Europa, cuya actividad se estancó en 2013, y mucho mejor aún que la de sus socios del euro, que se contrajeron 0,4%.

No obstante, la zona euro también está mostrando señales de recuperación. Datos mostraron el martes que la producción industrial en el bloque de la moneda común aumentó en noviembre a su ritmo más veloz en casi cuatro años, aunque algunos estados, incluyendo la segunda mayor economía, Francia, siguen enfrentando dificultades.