Ganancias de las cajas rurales se redujeron 96% a noviembre

Las utilidades cayeron por el aumento de la cartera morosa, el pago de intereses y los gastos administrativos

Ganancias de las cajas rurales se redujeron 96% a noviembre

(Foto: Archivo El Comercio)

NICOLÁS CASTILLO ARÉVALO

Las ganancias de las cajas rurales de ahorro y crédito (CRAC) cayeron 96% entre enero y noviembre de este año, sumaron S/.444 mil. frente a similar período del 2012.

Las cajas rurales son el segundo grupo de microfinancieras, después de las cajas municipales, que concentran su negocio en el financiamiento de la pequeña empresa y microempresa. Solo tres entidades de nueve que forman este subsistema aumentaron sus ganancias. Cinco reportaron pérdidas y una registró cero utilidad.

A LA BAJA
Los resultados de las cajas rurales fueron afectados por tres factores: el deterioro de la cartera de créditos, el incremento de los gastos asociados a pagos de intereses por ahorros del público y otros adeudos, y por los altos costos administrativos que enfrentan.

“En el transcurso del año ha habido una sobreoferta de créditos basado en el crecimiento de la economía”, dijo un ejecutivo de una microfinanciera que prefirió el anonimato.

Los ingresos provenientes del negocio de préstamos aumentaron 15,5%, a S/.314 millones, producto de que los créditos de este subsistema, a noviembre, crecieron 22%, a S/.1.643 millones, frente a similar mes del 2012. No obstante, dos cajas rurales: Chavín y Sipán redujeron esos ingresos en 1,3% y 4,3%, respectivamente, debido a que ambas entidades desaceleraron sus colocaciones.

De otra parte, las provisiones por incumplimiento de créditos crecieron en 44%, a S/.48,3 millones, comprometiendo el 15% de los ingresos. Incluso, según la agencia Equilibrium hay entidades que no cuentan con un nivel adecuado de provisiones.

La cartera atrasada ascendió a S/.117 millones y registró un aumento de 34%. “Hay un inadecuado manejo y evaluación del riesgo crediticio reflejado en un incremento de la mora”, dijo Equilibrium a una CRAC.

De otro lado, los gastos en pago de intereses por ahorros del público y otros adeudos aumentó en 18,6%, a S/.110 millones, y los gastos administrativos aumentaron en 13%, a S/.147 millones.

No obstante, hubo cajas que registraron buenos resultados financieros como Credinka –del grupo Diviso–, Cajamarca y Los Andes. El director de Diviso, Fernando Romero, sostuvo que la clave del crecimiento está en ser riguroso con la política de créditos.

MÁS DATOS
A excepción de Credinka y Los Andes, la nota de las CRAC es C. Tienen limitada capacidad para identificar los riesgos financieros. El BCR recomendó a las entidades no bancarias como las cajas rurales realizar aportes de capital para afrontar eventuales pérdidas.

 

Nota: La versión inicial de esta nota se ilustró con una foto en la que se aprecia parcialmente el logo de la Caja de Piura. Cumplimos con cambiar la fotografía y aclarar que esta entidad no está comprendida en el listado de cajas cuyos resultados se analizan en ese informe.