Humberto Zogbi dejará la gerencia general de Coca-Cola

En su última entrevista en el cargo, el ejecutivo boliviano reveló a El Comercio sus motivos para dejar la empresa de bebidas

(Foto: Paul Vallejos)

Como había adelantado Día_1, Humberto Zogbi se despide de Coca-Cola, tras siete años en el puesto de gerente general de la Región Transandina, pero no del Perú. El ejecutivo boliviano pone fin a una carrera de 27 años en la empresa de bebidas y le dio su última entrevista a El Comercio para comentar por qué siente satisfecho ad portas del fin de un ciclo. 

Sigue a Portafolio también en Facebook

Zogbi, que dejará la empresa entre setiembre y octubre, reveló que en los últimos 10 años Coca-Cola ha invertido US$1.000 millones en transformar su capacidad de producción y de distribución, además de en tecnología. 

Entre sus aportes a la empresa cuenta la consolidación de las operaciones locales junto a Corporación Lindley, de la mano del recordado Johnny Lindley Taboada, y los avances en términos de infraestructura productiva, gracias a la megaplanta automatizada de Trujillo, a la cual le seguirá la de Pucusana. 

"Me voy contento con el equipo, muy contento con lo que el país me ha entregado. El Perú, tanto en lo personal como en lo laboral, representa hoy mucho, tras 27 años de trabajo intinterrumpido", comentó y reveló que se quedará viviendo en el Perú. 

Respecto a la razón de su decisión de dejar la firma de gaseosas, dijo que "soy un convencido de los ciclos. Creo que mi ciclo en Coca-Cola terminó, porque además me siento muy seguro de que hay que saber escoger el lugar adecuado y el momento adecuado. Estoy eligiendo el lugar adecuado y el momento, quiero seguir siendo protagonista del cambio". 

Sobre sus logros al frente de la empresa, dijo que "no quisiera pecar de arrogante, pero dejamos un negocio transformado. Hoy el sistema Coca-Cola no es el de hace siete años. Dejamos un negocio con perspectivas muy interesantes de seguir creciendo". 

Finalmente, bromeó que otro de los logros de su gestión es haberse mudado a su nueva sede en Surquillo. "Tenemos una oficina propia, independiente, donde estamos felices. En caso de temblor, salimos rápido, no de un piso 10". 

En los siete años al frente de la empresa, las ventas de Coca-Cola registraron un incremento de 55%.  Aún no se conoce el nombre de su reemplazante. 

Lea la entrevista completa mañana en la edición impresa de Portafolio.