Interbank: “Es clave separar sus gastos y los de su empresa”

Los pequeños empresarios deben diferenciar los fondos de la empresa y los que cubren las obligaciones diarias 

(Video: Ricardo Serra)

Hay pequeñas empresas que tienen temor de trabajar con el sistema financiero. Luis Mella, gerente de Banca Pequeña Empresa de Interbank, cuenta las ventajas que pueden obtener para sus negocios.

¿La asesoría financiera la necesitan las empresas pequeñas en marcha o las que están por iniciarse?
Es para las que ya están funcionando y tienen necesidades de capital de trabajo, o que no lo tienen estructurado. Por ejemplo, tal vez compraron una maquinaria, pero lo hicieron con capital de trabajo de corto plazo, lo que hace que se descalcen.

¿En qué momento las pequeñas empresas deben financiarse?
Entendemos las campañas claves de los pequeños empresarios. Tienen una campaña a principios de año y en 28 de julio, y hoy están en campaña de Navidad. Todo pequeño empresario que quiere hacer su campaña de Navidad tiene que comenzar a financiarse ya. Agosto y setiembre son los meses para ello.

¿Hay pequeñas empresas que no trabajan con el sistema financiero? ¿Qué beneficios pierden?
Hay diversas formas de financiamiento. Una es apostar por el sistema financiero. Otra es tener fuentes alternas como vender una casa o un activo para incursionar en el negocio, o también conseguir fondos de algunos familiares o ahorros para autofinanciar su negocio. La alternativa del sistema financiero radica en los flujos de repago y el orden que uno tiene para esas deudas. También aclara las finanzas, pues se separa lo que es de la empresa de los gastos corrientes de la persona, eso es clave en el pequeño empresario. Hay que diferenciar los fondos que se destinan hacia la empresa y qué fondos se destinan hacia las obligaciones diarias que tiene como persona natural.

¿Qué debe tener en cuenta un pequeño empresario al endeudarse para capital de trabajo?
Debe tener claro cuál es el negocio per se. Una vez eso, ver si hará una inversión específica o si se trata de una inversión recurrente. Si es una inversión concreta, debe saber quién es el destinatario final, cuál es el mercado potencial y asegurarse bien de su fuente de repago. Si hablamos de una línea  permanente de capital de trabajo debe tener claro cuál es su rentabilidad o retorno en los meses que ha puesto esa inversión. Es fundamental trabajar con flujos de caja para que esté ordenado.