¿Cómo funcionan los fondos colectivos y para qué sirven?

Se trata de una forma de ahorrar similar a la 'junta' entre amigos, familiares o las personas que elija ¿Apostarías por ella?

¿Cómo funcionan los fondos colectivos y para qué sirven?

Existen varias formas para financiar la adquisición de un bien como un automóvil o una vivienda. Entre ellos están los clásicos créditos de bancos, financieras, cajas municipales, cajas rurales o de Edpymes, pero también existen los fondos colectivos.

Estos últimos funcionan en forma similar a una clásica ‘junta’, en que amigos, familiares o conocidos con un mínimo de confianza entre sí, fijan la suma de dinero que quisieran acumular en un plazo y un número de aportes determinado. La ventaja de ahorrar “juntos” es que los integrantes pueden acceder al dinero que acumularían individualmente sin tener que esperar hasta el término.

El orden en que cada uno recibirá la suma se define en función de un sorteo. Además, independientemente de la oportunidad en que se rescató el dinero, todos están comprometidos a hacer sus aportes correspondientes hasta el fin del periodo establecido.

En los fondos colectivos, el interés de los ahorristas es la adquisición de un bien en común, los aportes periódicos se llaman “cuotas” o “certificados” de participación y los integrantes se denominan partícipes. El encargado de conformar el grupo, hacer los sorteos, velar por el cumplimiento del pago y gestionar el fondo, es una firma denominada Empresa Administradora Fondos Colectivos (EAFC), que está regulada por la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV). La EAFC en contraprestación cobra una tasa sobre las cuotas.

En la mayoría de casos, los fondos se acumulan en dólares y la periodicidad de los aportes es mensual.  Entre las ventajas de los fondos colectivos están: la facilidad del financiamiento, el ahorro programado, costos de financiamiento competitivos, largo plazo para pagar, seguridad y la preservación de  la capacidad de crédito del partícipe en el sistema financiero.

Una vez conformado el fondo, la EAFC realiza una asamblea entre los partícipes y con la presencia de un notario sortea el certificado que permitirá al ganador adquirir el bien. En la modalidad de sorteo, la adjudicación del activo es al azar. Pero existe la modalidad de remate, que brinda al partícipe la oportunidad de acceder al bien, en forma más rápida, a través de propuestas de adelantos de cuotas en sobre cerrado.

Resulta ganador el partícipe que hace la mejor oferta, pues el monto de los adelantos de cuotas forma un fondo acumulado de remate, que será aplicado a sorteos adicionales para beneficiar con adjudicaciones a más asociados.

GARANTÍAS

Para garantizar el cumplimiento de los integrantes del grupo, las EAFC solicitan como requisitos un aval solvente y la prenda del bien, para que en el eventual caso de incumplimiento se pueda cobrar al aval o ejecutar la prenda.

Además, estas empresas son obligadas por la SMV a constituir garantías en respaldo de los compromisos con los asociados y son sancionadas en el eventual caso de incumplir con las exigencias de la regulación, de ahí la necesidad de que además de ser empresas formales, estén bajo la supervisión de la SMV.

Actualmente, en el país operan cuatro EAFC autorizadas y son: Fonbienes Perú EAFC S.A.EAFC Maquisistema S.A., Promotora Opción S.A. EAFC y Pandero S.A. EAFC.

La SMV recomienda a los lectores de ElComercio.pe interesados en participar en los fondos colectivos, a informarse sobre las características del sistema al que ingresarán, leer bien los contratos y el documento llamado “Cartilla para el Asociado”.

“Ante cualquier duda también podrían contactar al Centro de Orientación del Mercado de Valores de la SMV al 610-6300”, agregó el regulador.