Aún no se definen detalles del proyecto Red Dorsal de Banda Ancha

Iniciativa gubernamental busca facilitar el acceso a Internet en el país, pero expertos advierten ciertas observaciones para garantizar su éxito

Aún no se definen detalles del proyecto Red Dorsal de Banda Ancha

ALBERTO LIMACHE / DÍA_1

Subir una foto al Facebook en Iquitos demora más del doble que hacerlo en Lima. Y cuesta mucho más. Suena irreal pero eso es cierto para personas y empresas usuarias de Internet en dicha ciudad y en otras de la sierra y selva.

Este y otros problemas se pretenden solucionar con la Red Dorsal de Fibra Óptica, uno de los proyectos más esperados del sector telecomunicaciones. (Vea AQUÍ)

La red será una supercarretera para Internet, que será tendida a lo largo del país. Se iniciará en la costa, atravesará los Andes y penetrará hacia las ciudades de la selva.

Esta infraestructura será administrada por una empresa que se elegirá mediante una concesión otorgada por Pro Inversión, en una fecha aún incierta. El operador alquilará capacidad para la recepción y transmisión de datos a las empresas que quieran brindar Internet. Solo deberán conectarse a esta red.

“Los que están en provincias podrán abaratar su costos de acceso a Internet”, afirma, en esa línea, Jorge Bossio, consultor experto de la Red Científica Peruana.

EN QUÉ VA EL TEMA
El proyecto pretende cambiar el escenario actual de Internet en el Perú. La consultora 4G Américas indica que apenas el 3% cuenta con ella, mientras que en la región el promedio está en 12%. Chile tiene 25%, Brasil está en 21% y Colombia en 15%.

“El Perú pretende mantener elevadas tasas de crecimiento económico, pero encontrará problemas si mantiene baja tal penetración”, explica Erasmo Rojas, director regional para América Latina y el Caribe de dicha consultora.

Al respecto, el Banco Mundial estima que una expansión de 10% en las conexiones de banda ancha garantiza el crecimiento del PBI de un país en 1,3%.

Además, en el Perú los accesos están enfocados en las zonas urbanas y, sobre todo, en la costa. Compañías como Telefónica del Perú, Internexa y Claro han concentrado allí sus redes de fibra óptica de alta capacidad por razones comerciales: mayor posibilidad de vender accesos mayoristas (las operadoras minoristas tienen más facilidad para vender al público) y menor costo de conexión.

“Por eso existe alta disparidad en el acceso entre regiones”, advierten voceros del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

LOS DETALLES
El gobierno de Ollanta Humala adoptó la idea y la incluyó en los planes de infraestructura mencionados en “La Gran Transformación”.

“Por lo poco que se ha dicho sobre este tema, la red dorsal conectará a 195 municipios, es decir, un 11% del total de los que tiene el Perú. En eso también estamos rezagados, porque iniciativas similares en la región son más ambiciosas”, comenta Carlos Huamán Tomecich, director general de DN Consultores. Efectivamente, Argentina y Brasil están desarrollando redes dorsales que abarcarán 92% y 77% de sus municipios. En Colombia se llegará a 67%.

¿QUIÉN SE OCUPA?
Aún no se ha convocado a concurso, pero el viceministro de Comunicaciones, Raúl Pérez-Reyes, ha adelantado que esta red será manejada por un operador neutro, es decir, una empresa que no tenga infraestructura de telecomunicaciones en el Perú, y tampoco venda a usuarios finales.

El proyecto demandaría una inversión de US$400 millones en cinco años. Unos US$259 millones serían aportados por el Gobierno a través del Fondo de Inversión en Telecomunicaciones (Fitel). La diferencia la tendrá que poner el operador elegido.

POR AJUSTAR
El actual gobierno desea que el proyecto incentive la competencia en telefonía móvil.

Aquí es donde comienzan las contradicciones. En declaraciones al Congreso, el propio viceministro Pérez-Reyes ha dejado abierta la posibilidad de que en este concurso participen las operadoras líderes que ya actúan en el Perú. Es decir, Telefónica y Claro.

Una explicación circula entre las operadoras menores: solo dejando que algunas de las grandes participe se garantizaría éxito económico, social y, sobre todo, político. “Eso solo favorecerá la concentración que ya existe, que no está prohibida pero que nadie desea”, afirma Huamán Tomecich.

¿Habrán otros interesados? Día_1 pudo conocer que el proyecto despierta el interés de operadoras de Europa del Este y Asia. Un punto que, aparentemente, no estaría en la mira del MTC.

Otra observación es que esta red competirá con proyectos que ya desarrollan otras empresas. Telefónica del Perú e Internexa están invirtiendo S/.1.700 millones en su red, que ya ha llegado al Cusco, Apurímac y en breve lo hará a la selva.

A su vez, la vietnamita Viettel (el cuatro operador móvil del Perú) también instalará una red en la que invertirá US$250 millones.

“Hay que tener cuidado con duplicar la infraestructura, sobre todo si hay recursos del Estado de por medio. Recordemos que ya existe un proyecto para compartir infraestructura”, explica Liliana Ruiz, presidenta de la consultora Alterna Perú.

Un tema adicional son las trabas municipales a la instalación de infraestructura. “Todos sabemos que cada municipalidad decide cobrar lo que le parece a las operadoras por este tema. Eso tiene que cambiar”, afirma Huamán Tomecich.

“Me preocupa que esto afecte la ampliación en zonas rurales”, comenta, por su parte, Rojas de 4G Américas.

En tanto, hay expectativa en las empresas provincianas. “Esa red dará acceso a Internet a altas velocidades y a bajo precio, a quienes operamos en la sierra y selva. Pero nosotros debemos tener prioridad para contratar capacidad”, comenta Ovidio Rueda, presidente de la Asociación Peruana de Televisión por Cable, que reúne a 44 empresas de cable del interior.

Acceso eficiente y barato a la información. Y fotos subidas con rapidez. Ese podría ser el futuro de Internet en el Perú.