BCR advirtió que persisten riesgos por morosidad en créditos vehiculares

En la misma tendencia se encuentran los préstamos de libre disponibilidad. La entidad estima que cartera atrasada podría representar el 3,2% de los créditos del sistema financiero

BCR advirtió que persisten riesgos por morosidad en créditos vehiculares

NICOLÁS CASTILLO ARÉVALO

EL Banco Central de Reserva (BCR) advirtió que persisten riesgos asociados al incremento en la morosidad en los préstamos vehiculares y los de consumo de libre disponibilidad.

En el último Reporte de Estabilidad Financiera – Noviembre 2013, sostuvo que la cartera morosa del crédito total a los hogares se elevó ligeramente de marzo a setiembre de este año. Y en esta, los créditos vehiculares, los de libre disponibilidad y, en menor medida, los hipotecarios, registraron mayores niveles de atrasos.

Detalló que en el referido lapso, la cartera atrasada de los préstamos vehiculares avanzó a 3,4%, desde los 3,1% y en el caso del financiamiento de consumo de libre disponibilidad se expandió de a 3,9%, desde el 3,8%.

“Se observa incrementos en la morosidad de créditos vehiculares, tanto en moneda nacional como extranjera; y, en los créditos de libre disponibilidad, sobre todo en moneda extranjera, en un contexto de depreciación del Nuevo Sol observada en el último semestre”, señaló el reporte.

Destacó que la dolarización de la deuda por créditos de consumo en el semestre se mantuvo estable, alrededor de 9%, excepto en los créditos vehiculares cuyo nivel de dolarización pasó de 74,4% a 76,9% en los últimos doce meses.

Precisó que las instituciones financieras realizan periódicamente castigos de la cartera deteriorada de créditos de consumo (provisionan el 100% de la deuda para retirarla de su balance), en busca de reducir su cartera morosa. Así, detalló que a setiembre de 2013, el flujo de castigos acumulados en los últimos doce meses ascendió a S/. 1.877 millones (0,5% de las colocaciones en dicho segmento).

El ente emisor advirtió que un menor crecimiento mundial podría conllevar una reducción de la demanda por nuestras exportaciones y un deterioro en los términos de intercambio, afectando a su vez el nivel de actividad doméstico y, en última instancia, la capacidad de pago de los deudores del sistema financiero.

“En ese escenario, los segmentos de más bajos ingresos, que son más vulnerables a fluctuaciones en el ciclo económico, así como aquellos que mantienen obligaciones en dólares serían los más afectados”, anotó.

Sobre la base de un crecimiento del 5,5% de la economía peruana, sostuvo que “el escenario más probable de proyección indica que el ratio de morosidad estaría en alrededor de 3,2% entre diciembre de 2013 y marzo de 2014 (3,1% en setiembre de 2013), siguiendo una trayectoria suave en lo que resta del año”.