Dinero móvil, la futura herramienta para realizar operaciones bancarias

Bancos vienen trabajando en este dispositivo tecnológico que permitirá facilitar la bancarización y reducir costos en envíos de remesas

Dinero móvil, la futura herramienta para realizar operaciones bancarias

RICARDO SERRA FUERTES

¿Qué situación considera más crítica: olvidarse el celular o la billetera en casa? Si olvidó el celular, estará incomunicado todo el día. Si olvidó la billetera, podrá llamar a alguien para que se la traiga o podrá comunicarse con alguna persona para pedirle dinero prestado. Finalmente la decisión dependerá de cada caso particular. Sin embargo, dentro de poco tiempo será una disyuntiva fácil de resolver: preferirá haber olvidado la billetera. Lo que sucede es que pronto comenzará a funcionar en el Perú el dinero electrónico, también conocido como dinero móvil, billetera móvil, billetera electrónica, etc.

¿Qué es el dinero electrónico? ¿En qué consiste?

“Es el uso de herramientas tecnológicas para los procesos de pagos, remesas e intermediación de dinero como un mecanismo para sustituir el manejo de efectivo”, explica Miguel Arce, gerente principal de Canales de Banca Retail de Scotiabank Perú.

Así, el dinero electrónico permitirá hacer, por ejemplo, pagos en una bodega, a un taxista, en el mercado o supermercado, a un familiar en una provincia, etc. usando el celular. Si toma un taxi, podrá pedirle al conductor su número celular, que estará asociado a su cuenta de dinero electrónico. Mediante un simple mensaje de texto podrá abonarle el monto del servicio, previa introducción de una clave secreta.

El taxista, a su vez, podrá usar ese dinero que se le ha transferido para hacer cualquier otro pago o, si desea, hacerlo efectivo en un cajero automático, cajero corresponsal o incluso en los lugares donde se suelen hacer recargas de saldos de un celular.

También se podrá usar para el envío de subsidios por parte del Gobierno a zonas rurales alejadas, pagar servicios e incluso para envío de remesas de un país a otro, dependiendo del alcance del operador. Ambas partes, el que envía dinero y el que lo recibe, necesitarán tener una cuenta, dice Arce.

Pero, ¿quién será el operador?

LAS EEDE
Actualmente los bancos están en la capacidad de ofrecer dinero electrónico. Pero para reglamentarlo y ampliar el ámbito de los operadores, existe un proyecto de ley que permitirá la creación de las empresas emisoras de dinero electrónico (EEDE), que estarán bajo la supervisión de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS). Las EEDE crearán las cuentas electrónicas que estarán asociadas al número celular de una persona, organización o empresa y no será necesario que estén vinculadas a una cuenta en un banco u otra institución financiera.

De esta manera, se abren las puertas a una mayor bancarización.

A BANCARIZAR
Siendo el Perú un país en el que la penetración de la telefonía celular supera el 100% y hay una cobertura integral de la señal, el dinero electrónico se muestra como una buena alternativa para acercar a las personas al sistema financiero, señala Diego Cisneros, superintendente adjunto de Banca y Microfinanzas de la SBS.

Además, la dificultad de acceso y la falta de masa crítica para abrir oficinas en lugares lejanos es un punto a favor para la difusión del dinero electrónico.

“La inversión para implementar el sistema de dinero electrónico es más baja que la de un canal de atención tradicional, lo que significará una mayor cobertura del servicio y beneficios para más personas”, comenta Arturo Johnson, gerente de Canales de Distribución del Banco de Crédito del Perú (BCP).

Por su parte, Arce, de Scotiabank, refiere que las personas que tengan una cuenta electrónica en una EEDE serán clientes en un estadío interesante para una entidad financiera que les podrá ofrecer productos.

La experiencia de la bancarización ha funcionado en otros países que han implementado el dinero electrónico. Giovanna Prialé, profesora de la Universidad del Pacífico, hizo un estudio sobre el caso de Kenia (África). Ahí, los usuarios urbanos del operador M-Pesa por lo general persuaden a los beneficiarios rurales para usar el servicio.

Además, en Kenia se fomentó la bancarización porque los no bancarizados comenzaron a utilizar a M-Pesa como un sustituto del ahorro en casa.

¿CUÁNTO COSTARÁ?
El costo del servicio de dinero electrónico dependerá del nivel en el que se trabaje. Por ejemplo, si la transacción es B2B (de una empresa a otra o business to business), habrá un costo por transacción.

Si la transacción es entre una persona y una empresa (B2P o business to person) o entre dos personas (P2P), las tarifas serán diferentes.

Por ejemplo, en países como Haití hay operadores que ofrecen transacciones libres de costo si es que estas son por bajos montos.

“En África o Brasil, los costos son aproximadamente el equivalente a S/.10 al año por el uso de una billetera electrónica. La idea es que los costos sean suficientemente bajos para que no resulten una barrera de acceso al sistema”, explica Arce, de Scotiabank.

El ejecutivo destaca, por ejemplo, la conveniencia de las transacciones G2P (Government to person), pues el Estado podrá hacer los envíos de dinero del programa Juntos o de Pensión 65 a través del dinero electrónico. “Al Gobierno le saldrá más barato que pagar por un envío físico”, añade Arce.

Por su parte, Johnson, del BCP, augura que en la medida que el canal del dinero electrónico se masifique, los costos van a ir disminuyendo, “y sin duda serán más bajos que los de un canal tradicional”.

ALISTAR LA CANCHA
Para que el canal del dinero electrónico opere sin mayores problemas se requiere poner la cancha pareja, tanto para el escenario bancario como para las EEDE. Además, se deben tomar algunas previsiones.

Por ejemplo, el tiempo de respuesta de los mensajes de texto debe tener prioridad para las transacciones de dinero electrónico, hace notar Arce.

Además, la norma debe garantizar que las empresas de telecomunicaciones den la misma prioridad a los mensajes de texto que manejarán ellas que a los que manejarán los bancos que operen con dinero electrónico, puntualiza el ejecutivo de Scotiabank.

Otros aspectos que se deben regular son, por ejemplo, que las EEDE estén exoneradas del Impuesto General a las Ventas (IGV), tal como lo están los bancos. Igualmente, habría que resolver el hecho de que una EEDE no estaría afecta al Impuesto a las Transacciones Financieras, pero un banco sí.

Un tema adicional por trabajar es una regulación de las tarifas celulares, señala Arce. Así, se busca eliminar la posibilidad de que las empresas de telecomunicaciones eleven los precios de los mensajes de texto a los bancos y no para ellas mismas al momento de usar el dinero electrónico.

VENTAJAS
El dinero electrónico se convertirá en una alternativa conveniente para los clientes. Permitirá generar ahorros en los costos de transacción, tales como de transporte, seguridad, entre otros beneficios, refiere Johnson.

También permitirá realizar operaciones desde cualquier punto del país con seguridad y en tiempo real, comenta Johnson.

Pero esto no significa que vayan a desaparecer las transferencias interbancarias que actualmente existen, ya que habrá un límite diario (o mensual), que determinará cada operador de dinero electrónico, para las operaciones con esta nueva herramienta que ofrece la tecnología.

PROYECTOS EN CURSO
Scotiabank lanzará este año su billetera móvil, que es distinta a la actual banca móvil (esta última se limita a la realización de consultas de las cuentas de los clientes y algunos pagos de servicios), comenta Arce.

El BCP, dice Johnson, está en una etapa de definición y consolidación de su producto que irá de la mano con una empresa de telecomunicaciones.

Cisneros refiere que en la SBS hay cuatro proyectos con operadores de primer nivel interesados en salir este año con dinero electrónico. “El camino que se ha buscado es el de realizar alianzas entre bancos y empresas de telecomunicaciones. Estoy convencido de que en el 2012 deberían comenzar a materializarse los proyectos que estamos viendo al interior de la SBS”, concluye el ejecutivo.