La inversión extranjera directa en Perú se contrajo 17% en 2013

Según la Cepal, en Latinoamérica y el Caribe registró un crecimiento de 5% hasta un récord de US$184.920 millones

La inversión extranjera directa en Perú se contrajo 17% en 2013

Un duro revés registró la inversión extranjera directa (IED) en nuestro país al caer 17% durante el 2013, informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). El año anterior, en el 2012, el fenómeno fue totalmente inverso: los flujos de capitales foráneos aumentaron 49%

Con este resultado, Perú se convirtió, después de Chile (-29%) y Argentina (-25%), en el tercer mercado de la región con la mayor tasa de contracción de la inyección de capital fresco por parte de las empresas trasnacionales -sin considerar Brasil, que también cayó-.

En cambio, algunos de los destinos que más crecieron fueron México (100%) y Bolivia (35%).

A nivel general, Latinoamérica y el Caribe obtuvo una nueva marca histórica el año pasado  al recibir US$184.920 millones de inversión extranjera directa (IED), 5 % más que en 2012 en valores nominales.

Los flujos mundiales de IED subieron 11% en 2013 con respecto al año anterior, mientras que la participación de Latinoamérica y el Caribe en el total mundial se mantuvo en 13%, señala el informe “La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2013” presentado hoy en la sede del organismo de las Naciones Unidas en Santiago de Chile.

Desde 2003, la IED hacia la región ha crecido continuamente, salvo en 2006 y 2009, aunque respecto al tamaño de las economías se ha mantenido prácticamente estable desde 2011. “Este crecimiento se ha sustentado en el aumento de la demanda interna y los altos precios de los productos primarios de exportación”, dijo la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena.

Según el estudio, el 82% de las corrientes de IED se dirigen hacia las seis principales economías de la región, aunque en términos relativos son más relevantes en las pequeñas, especialmente las del Caribe. Brasil recibe 35% de la IED que llega a Latinoamérica y el Caribe. Mientras que México es el segundo receptor.

"En la última década, la inversión extranjera directa se ha multiplicado por cuatro, pero es necesario analizar su papel frente al cambio estructural para la igualdad. Creemos que estos ingresos deberían ser parte de los procesos de diversificación productiva que están llevando adelante los países de la región", concluyó Bárcena.