De periodista a emprendedor: Antonio Orjeda lanza su nueva revista

Por siete años, el hombre de prensa entrevistó a mujeres que hacían empresa. Ahora, dice, con toda esa experiencia algo propio tenía que hacer

De periodista a emprendedor: Antonio Orjeda lanza su nueva revista

JULIO ESCALANTE

A la sala del departamento del periodista Antonio Orjeda han llegado varios paquetes del primer número de su revista “Mujeres batalla” y él que tantas veces escuchó a sus entrevistadas decir que comenzaron así también, con sus productos invadiendo su casa y su vida, se reconoce por fin como un emprendedor. Por siete años, Orjeda publicó en la sección Economía y Negocios de El Comercio una entrevista semanal (todos los martes como hoy) a mujeres que hacían empresa. Se llamaba Ejecutivas. Hoy que Antonio Orjeda tiene una empresa (con su nombre) asume este nuevo reto más que como una tarea periodística como un compromiso.

–¿Esta revista sigue la línea de tu trabajo previo?
Con toda esta experiencia tenía que hacer algo propio. Como periodista siempre me interesó el tema social, pero la primera vez que pude medir las consecuencias de mi chamba fue en Ejecutivas. Un día me escribió una señora felicitándome y me contó que estaba coleccionando mis entrevistas para que su hija las leyera. Su hija tenía solo dos meses. Cuando me dijo eso fui consciente de que mi trabajo valía la pena. Ahí pensé en hacer un libro seleccionando las entrevistas más útiles. Ese libro (“Mujeres Batalla”, 2007) no era un manual para hacer plata sino para alcanzar objetivos. Ahora, con la revista, mi aspiración es ayudar a curar una serie de prejuicios.

–¿Qué tipo de prejuicios?
Yo crecí pensando: para qué voy a destacar si todo está perdido. He vivido con una serie de inseguridades y complejos, pero me siento afortunado porque entrevistar a estas mujeres me ayudó a curarme. Yo fui aprendiendo de ellas. Espero que la gente que lea estas historias sienta que también puede aspirar a más sí se esfuerza.

–¿Las empresarias tienen cualidades únicas que todos deberían aprender?
Las mujeres tienen un liderazgo vinculado a su sensibilidad, entonces generan empresas que son como familias, donde hay un buen vínculo entre todos. Creo que los hombres más inteligentes son los que están valorando este modelo y liberando su sensibilidad para hacer mejores empresas. El contacto con estas emprendedoras, que son mis mejores asesoras, ha hecho que yo libere mi lado femenino y eso me ha hecho mucho más hombre.

–Por tus entrevistadas sabías cómo superar los tiempos de incertidumbre.
Te acostumbras a escuchar eso, pero otra cosa es que lo vivas. Nunca he trabajado tanto como en estos meses preparando la revista. Sentía miedo, pero estaba con toda la energía. Eso jamás lo había vivido. Ahí está lo lindo del emprendimiento, cuando es algo tuyo vives experiencias completamente inesperadas.