Dueño del mejor restaurante del mundo abrió un local en Bolivia

El danés Claus Meyer, copropietario de Noma aperturó Gustu en La Paz

Dueño del mejor restaurante del mundo abrió un local en Bolivia

El chef danés Claus Meyer, copropietario del restaurante Noma de Copenhague “el mejor del mundo”:http://elcomercio.pe/gastronomia/1408595/noticia-danes-noma-mejor-restaurante-mundo-tercer-ano-consecutivo según la revista Restaurant, dio hoy otro paso dentro de su proyecto gastronómico para revolucionar la cocina boliviana con la inauguración de un restaurante en La Paz.

El restaurante se llama Gustu y en él trabajan 24 jóvenes chefs bolivianos formados en la escuela que Meyer fundó hace más de un año en La Paz, dirigidos por los gastrónomos Kamila Seidler, de Dinamarca, y Michelangelo Cestari, de Venezuela.

Gustu y la escuela, a la que asisten jóvenes de escasos recursos, son parte del proyecto que Meyer impulsa en Bolivia a través de su fundación, Melting Pot, en alianza con la organización no gubernamental danesa IBIS y la alcaldía de La Paz.

Meyer se mostró complacido por la apertura del restaurante, algo que, según confesó, “no ha sido el proyecto más fácil” que ha emprendido en su vida.

“Es fantástico haber llegado a este punto porque hablamos con mucha gente en los últimos dos años y medio y muchos nos han dicho ‘bien, linda idea, pero ¿te volveremos a ver en algún momento?’. Y yo soy un hombre al que le gusta mantener sus promesas incluso si algunas de las cosas a las que apuntamos son difíciles”, dijo.

PROYECCIÓN A FUTURO
Con este proyecto, gestado en 2010, el danés pretende generar un movimiento para revolucionar la cocina boliviana y a que los jóvenes que se forman en la escuela sean emprendedores culinarios.

Meyer planea que sea un boliviano quien termine manejando las riendas del lugar. “La idea no es que Gustu sea manejado por gente extranjera sino que poco a poco le pasemos esto a la gente boliviana. Nuestra meta es estar dos años aquí e impulsarlo, que vuele bien y dejarlo a una persona boliviana”, señaló Cestari.

La particularidad de Gustu es que lo único extranjero son los “head-chefs”, pues todo lo demás es “100% boliviano”, desde los materiales de construcción, hasta los muebles y, por supuesto, los alimentos y bebidas, dijo Seidler.