Pescado de carne oscura o blanca: ¿cuál es mejor para la salud?

Conoce aquí las características positivas y negativas de los dos grandes grupos en los que se divide este alimento

Pescado de carne oscura o blanca: ¿cuál es mejor para la salud?

El pescado. Alimento conocido, entre otras cosas, por su alto valor nutricional y por contener múltiples minerales y componentes beneficiosos para la salud, entre los que destaca el el omega 3. Sin embargo, ¿qué tipo de pescado es más beneficioso?

Por un lado, tenemos al pescado de carne oscura, también conocido como pescado azul. En este grupo encontramos, por ejemplo, al atún, el salmón y la anchoveta. Estas variedades se caracterizan por sen muy ricas en ácidos grasos y en nutrientes, pero absorben más fácilmente los tóxicos que el pescado blanco, menos graso y tradicionalmente más caro.

“Los pescados más ricos en grasas, los azules, absorben de manera fácil los tóxicos, pero también suelen ser más ricos en nutrientes”, asegura a EFE el director del Laboratorio de Toxicología y Salud Medioambiental de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, José Luis Domingo Roig.

Los pescados catalogados como blancos, como la merluza o el lenguado, presentan menor cantidad de grasa que los azules, pero “no son muy ricos” en ácidos grasos, considerados beneficiosos para el organismo, apunta el experto.

Para Domingo, hay que tener en cuenta tres aspectos a la hora de consumir este tipo de alimento: la especie y su origen, la dosis consumida y la frecuencia del mismo.

ELEMENTOS TÓXICOS
Entre las especies que más concentran elementos tóxicos, se encuentran los pescados de mayor tamaño, que componen la cabeza de la cadena alimenticia como el pez espada o el atún, ambos azules.

Los elementos tóxicos se dividen en varias categorías entre las que figuran las inorgánicas, como el metal pesado mercurio, y las orgánicas, como las dioxinas.

“Hace años las autoridades recomiendan a las embarazadas y niños reducir el consumo” de pescados grandes y azules, recordó Domingo, aunque avisa que tampoco hay que desterrarlos de la dieta.

Según los estudios dirigidos por Domingo, algunas de las especies más beneficiosas son los pescados azules de pequeño tamaño como la caballa o la sardina. La anchoveta también se encontraría en este grupo.

“Por los aportes en proteínas y Omega 3 y que por su tamaño no van a representar ningún riesgo”, apuntó el investigador, quien resaltó la ventaja calidad-precio de esta gama de pescados respecto a otras.