“Si no fuera por Pearl Harbor, el pollo a la brasa no habría nacido”

Jimmy Shuler, hijo del creador de esta delicia nacional, afirma que su padre quería volver a su Suiza natal, pero tras el ataque regresó a Latinoamérica

“Si no fuera por Pearl Harbor, el pollo a la brasa no habría nacido”

El 7 de diciembre de 1941 Japón atacó el puerto de Pearl Harbor, en Hawái, acción bélica que terminó por generar que Estados Unidos le declarara la guerra y que luego ingresara de lleno a luchar del lado de los aliados en la Segunda Guerra Mundial. ¿Sabías que ese hecho, ocurrido a miles de kilómetros de nuestro país, provocaría la creación del pollo a la brasa?

“Si no hubiera sido por Pearl Harbor, ni yo ni los pollos a la brasa habríamos nacido”, indicó en conversación con El Comercio Jimmy Shuler, hijo del creador de esta delicia y fundador de La Granja Azul. A pocos días de celebrarse el Día del Pollo a la brasa (este domingo), creado hace ya 63 años, le damos una probada a esta particular historia.

CADENA DE EVENTOS
Tras contraer malaria, Roger Shuler deseaba volver a su Suiza natal, luego de viajar por esta parte del continente. Tomó un barco y se aprestó a regresar a Europa. Sin embargo, no pudo llegar al Viejo Continente debido al ataque de Pearl Harbor. La alerta indicaba que Estados Unidos había entrado a la Segunda Guerra Mundial y que lo mejor era volver al sur. Luego de que su viaje transatlántico fue interrumpido, Shuler intentó quedarse en Chile, pero no lo dejaron, así que vino al Perú, donde, para sobrevivir, montó un restaurante con solo 3 mesas en Larco.

“Un día le pidieron, con dos meses de anticipación, un banquete para 30 personas y se dio cuenta de que eso era imposible, pero su formalidad le impedía desairar el pedido. Entonces le encargó a Franz Ulrich un sistema para cocinar varios pollos a la vez. Y Ulrich creó el hoy famoso horno de pollos a la brasa”, explicó Jimmy.