La hinchada colombiana está más que ansiosa por la posibilidad de que su selección bajo la dirección técnica de Néstor Pekerman, haga historia en Brasil 2014, y tal parece que el júbilo llegó a tal extremo que una comunidad del país cafetero organizó un campeonato mundial de ovejas en el que Brasil y Colombia protagonizaron un partidazo.

En un campo de fútbol siete de la comunidad de Nobsa en la provincia de Boyacá, se enfrentaron las selecciones sudamericanas mencionadas representadas por, aunque usted no lo crea, ovejas que contaban con la indumentaria respectiva de cada país, como medias, pantalonetas y camisetas.

El show del encuentro se lo robó la oveja que tenía la ramera número 10 de Neymar, a pesar de que no pudo hacer gala de su magia con el balón para vencer a sus pares colombianos.