El balance de lo que fue el 2016 para las artes en el Perú

El 2016 estuvo marcado por ausencias dolorosas. La creación contemporánea en el Perú vive un momento de transición

El balance de lo que fue el 2016 para las artes en el Perú

Un gran año para Ramiro Llona, quien desplegó, en el MAC-Lima y en el Británico, 20 años de obra plástica y gráfica. (Foto: El Comercio)

El balance de lo que fue el 2016 para las artes en el Perú

La retrospectiva de Johanna Hamann en el Icpna ofreció un panorama exhaustivo de una de nuestras escultoras más destacadas. (Foto: Difusión)

El balance de lo que fue el 2016 para las artes en el Perú

Fallecida el 7 de noviembre, la escultora Lika Mutal había presentado el año pasado su gran muestra retrospectiva en el MAC Lima. (Foto: El Comercio)

El balance de lo que fue el 2016 para las artes en el Perú

Creador de un fascinante paisaje mítico, Venancio Shinki falleció el 17 de noviembre. (Foto: El Comercio)

El balance de lo que fue el 2016 para las artes en el Perú

Juan Javier Salazar murió a los 61 años. Una figura de culto. (Foto: El Comercio)

Podría decirse que, para las artes, el 2016 empieza a fines de 2015 con la muerte de Emilio Rodríguez Larraín. Su lamentable fallecimiento, sumado a varios otros, da cuenta de un cambio de guardia y la clausura de un período transicional que Rodríguez Larraín había anunciado, siendo un puente entre el arte moderno y el contemporáneo (como vimos en la retrospectiva del MALI).

En junio nos dejó Anselmo Carrera. Reconocido por la gran fuerza expresiva de su trabajo, Carrera hizo converger sus exploraciones formales y temáticas, como en sus memorables serigrafías de fines de los años 80, basadas en fotografía periodística. Sus imágenes sugerían la brutal violencia, a la par que reelaboraban el discurso expresionista al sacarlo de la órbita de la introspección.

En octubre falleció Luis Arias Vera, pionero del arte pop peruano con sus emblemáticos cuadros de cartas. Miembro de los colectivos Señal (1965-1966) y Arte Nuevo (1966-1967), Arias Vera fue un referente del poco conocido experimentalismo de los años 60. A él debemos eventos de enorme agudeza conceptual como sus “Carreras de Chasquis” (1974-1976), desarrolladas en el festival Inkarri.

Noviembre fue un mes feroz. Vimos partir a Juan Javier Salazar, Miguel Baca Rossi, Lika Mutal y Venancio Shinki. Al escultor Baca Rossi le debemos importantes monumentos como los de José Carlos Mariátegui y Víctor Raúl Haya de la Torre –que estaban en la Av. 28 de Julio en el Centro de Lima hasta que el alcalde Castañeda las retiró “temporalmente” para su controvertido 'by-pass'–. Dado el nulo apoyo del municipio al arte en espacios públicos, no reponer esas estupendas esculturas es negar a la ciudadanía la oportunidad de apreciar nuestro arte.

Lika Mutal extendió el lenguaje de escultura moderna mediante un trabajo que buscaba un equilibrio entre la transformación plástica de la piedra y las formas naturales halladas. Su apuesta estética entrañó un sentido místico de los materiales que apuntaba a una implícita –y contemporánea– conciencia ecológica.

Su gran sutileza formal convirtió a Venancio Shinki en un ícono de la pintura filosurrealista de los años 70. Shinki hizo del lienzo una arena de intercambio estético y cultural, articulando la abstracción, la figuración y el surrealismo y entrelazando referencias al Perú andino y a sus raíces japonesas.

La inesperada partida de Juan Javier Salazar a los 61 años fue chocante. Figura de culto en la comunidad artística y posiblemente el creador contemporáneo más importante del país –aunque diste mucho de ser el más conocido–, Salazar participó en algunos proyectos artísticos claves de la historia del arte contemporáneo peruano (como el colectivo Paréntesis, Huayco). Salazar asoció formas, materiales, procesos y temáticas a su particular forma de arte conceptual que incorporaba biografía, narrativa y, sobre todo, un sentido del humor excepcional, haciendo de su ingenio y su “chutzpah” creativa una de las bellas artes.

—Muestras destacadas—

Mención aparte merece Claudia Polar, la infatigable directora de la galería Fórum que desde temprano apostó por el arte joven y su coleccionismo. Ella falleció en marzo. Una partida diferente es la de la galería Garúa, que luego de desarrollar un programa de exposiciones notables (enero 2015-setiembre 2016), ha optado por centrarse en su proyecto editorial. Entre sus muestras más destacadas del año: Armando Andrade Tudela, Gabriel Acevedo Velarde, Lizi Sánchez, Philippe Gruenberg y Pamela Arce.

Otro proyecto que ha acogido el trabajo editorial es Bisagra, que lanzó el primer número de su revista en abril. Destaca su programa de residencias internacionales, a través del cual nos visitaron curadoras de México e Inglaterra y una artista de Colombia para conducir talleres y charlas. La apuesta de Bisagra por generar espacios de discusión es vital, especialmente considerando la evidente necesidad de aclarar conceptos y fomentar las buenas prácticas en nuestra escena artística.

Proyecto Amil también apostó por las residencias, invitando al sueco Martin Gustavsson, con un proyecto entre exposición y estudio abierto y un laboratorio artístico (junto a Rhodas Cnbl). Finalmente, la Residencia de Al Lado –centrada en la producción– dio lugar a la estupenda muestra de Marlena Kudlicka en Revolver. Nuestro medio necesita este tipo de iniciativas que generan intercambios importantes.

Entre las muestras por destacar: Blas Isasi (Icpna), José Vera Matos (MATE), Juan Diego Tobalina (otrora clínica psiquiátrica María Auxiliadora), Marisol Malatesta (Miró Quesada), Miguel Aguirre (Lucía de la Puente), Miguel Andrade (MATE), Richard Tuttle (Amil/MALI). Las retrospectivas de Jaime Higa (Miguel López/ ICPNA), Ramiro Llona (Juan Peralta /Británico, que permitió descubrir nuevas facetas de su trabajo), Armando Williams (Augusto del Valle /Miró Quesada) y Johanna Hamann (Sharon Lerner /ICPNA). Asimismo, la revisión de la producción videográfica de Elena Tejada-Herrera (Florencia Portocarrero/ Amil) es una intervención clave para reconocer una obra cuya importancia no ha sido bien registrada localmente. 

 

LO QUE SE VIENE

+ El 26 de enero próximo, el pintor Gam Klutier, pareja de la desaparecida escultora Lika Mutal, presentará muestra de gran formato en el MAC Lima.

+ El 5 de enero, el Icpna empieza su año presentando la Colección Barreda, con obras que resumen los 40 últimos años de nuestras artes plásticas.

+ El 2017 nos espera la Bienal de Venecia, donde por segunda vez el trabajo local será mostrado en el Pabellón del Perú.


Tags relacionados

Año 2016