En el cumpleaños de Superman recordamos a Christopher Reeve, el mejor hombre de acero

El actor, que interpretó al superhéroe en cuatro películas, falleció hace casi nueve años por una insuficiencia cardíaca

En el cumpleaños de Superman recordamos a Christopher Reeve, el mejor hombre de acero

ÁNGEL HUGO PILARES (@angelhugo)
Redacción online

Superman nació hace 75 años, pero el mejor de todos los hombres de acero murió hace poco más de nueve, el 10 de octubre del 2004. El día en que murió Christopher Reeve, el hombre que más veces ha interpretado al superhéroe azul y rojo, el Salón de la Justicia se vistió de luto.

Había fallecido el mejor intérprete del más importante superhéroe de la historia del cómic. Había muerto un hombre que se resistió a dejar a la deriva el sueño de correr más rápido que una bala. Que demostró tener una voluntad más fuerte que una locomotora, luego de que cayó de un caballo rompiéndose el cuello.

En 1995 un Superman de carne y hueso se fracturó las dos primeras vértebras cervicales, pero su esposa Dana lo cuidó como solo podría hacerlo Luisa Lane. La última vez que pensó en suicidarse ella solo se le acercó y le dijo: “Te diré esto una sola vez: te apoyaré en cualquier cosa que quieras hacer, porque es tu vida y tu decisión. Pero quiero que sepas que estaré contigo para siempre, no importa lo que pase. Sigues siendo tú, y te amo”. Y eso bastó.

Desde entonces Christopher Reeve se dedicó a tiempo completo a la filantropía. Se convirtió, pero de otra forma, en un hombre que ayudaba a todos como en las cuatro películas que filmó entre 1978 y 1987. Disfrazado de un hombre adolorido, iba salvando el mundo a su manera.

Para entonces tenía el cabello rubio. No negro como su alter ego. Él se lo había teñido y usaba anteojos sobre sus ojos azul cielo solamente para que lo vieran en la audición como Clark Kent y los productores se convencieran de contratarlo en lugar de estrellas como Sylvester Stallone, Paul Newman, Burt Reynolds, Robert Redford, Arnold Schwarzenegger y hasta Clint Eastwood.

Pero Superman no era Harry el Sucio. No podía serlo. No pudo pasar al lado oscuro aunque haya sido David Prowse, quien encarnó a Darth Vader en Star Wars, el que lo entrenó físicamente para ser el hombre de acero. Ese que todos quisiéramos ver, como en los cómics.

¿Christopher Reeve era tu Superman favorito?