Ni Voz Ni Voto ocho años después: el regreso de una banda emblemática de la escena nacional

Grupo integrado por Claudia Maurtúa, Walter Cobos, Kenneth Quiroz y Pepe Pinedo puso a la venta “Rockstar Rebelión”, su nuevo disco

Entrevista con el grupo Ni voz ni voto. (Fuente: elcomercio.pe)

MELVYN ARCE RUIZ (@Estenopeica)
Redacción Online

Ocho años después de la publicación del Limbo, la banda nacional Ni Voz Ni Voto regresa con Rockstar Rebelión, un disco con el que buscan recuperar la frecuencia de conciertos que dejaron de lado para dedicarse a sus respectivas familias y reforzar su identidad musical con un sonido que ya los ha hecho un clásico de la escena nacional.

¿Qué pasó con la banda después del “Limbo”?
Claudia: El 2004 nació mi primer hijo y la frecuencia de los concierto de Ni Voz Ni Voto bajó. Coincidentemente, creo que la escena también bajó un poco ese año. Igual nosotros nunca dejamos de tocar, siempre estuvimos en uno que otro show.

Walter: Además, desde finales del 2004 hasta estos días, tocar sin un material nuevo no era muy interesante para nosotros. Tocar lo mismo siempre aburre. Era mejor tocar de vez en cuando para no quemarnos. De hecho, ahora con un nuevo disco nos interesa presentarnos y que las canciones de este disco sean parte del setlist de los shows.

¿Cuándo empezaron a grabar el “Rockstar Rebelion”?
Walter: En abril se empezaron a grabar baterías. De allí siguió el bajo, las guitarras y voces. Algunas tomas de voz habían quedado en pre producción.

Claudia: Creo que el proceso de grabación del “Rockstar Rebelión” ha sido, a comparación de otros, un poco más rápido. Lo que sí demoró fue hacer la pre producción o el demo… eso sí nos tomó ocho años.
Walter: Bueno, en realidad, de esos 8 años, los 5 primeros hemos ido como a 20 km/h; el sexto año, a 50 km/h; y los últimos 2 años, ya un poquito con más pilas.

Al regresar a los estudios de grabación ¿sintieron algún cambio drástico?
Walter: Creo que la diferencia en la grabación la sentimos del “NVNV” al “Limbo”. Ahora no.

Kenneth: En realidad, la evolución se ha dado en la calidad de las grabaciones, más que en inventar cosas nuevas. Cuando ellos grabaron el “NVNV” se grababa en cinta y con consolas grandes. En el “Limbo”, ya en computadoras. Allí sí hubo un cambio. Ahora es igual, pero con más calidad.

¿Es más barato hacer un disco ahora?
Kenneth: Tu disco te va a salir barato solo si sabes qué es lo que vas a hacer. Si te vas a meter a un estudio sin tener idea de lo que quieres, te vas a pasar horas de horas en el estudio y tu disco te va a salir carísimo.

Claudia: Por eso la idea es siempre hacer un demo antes. Y ahora es tan fácil, lo puedes hacer en tu casa, en la computadora. Eso nosotros sí lo tuvimos bastante claro, tan es así que incluso para grabar el demo tuvimos varios ensayos. Las composiciones que estaban más o menos ‘cuadras’ las ensayamos. Una vez que el demo estaba hecho, ensayamos otra vez para grabar. Por eso digo que este disco fue grabado relativamente rápido: las baterías salieron en un par de días, el bajo en otro par de días… las guitarras sí se demoraron un poco más.

Kenneth: Es que Walter es el más taba (risas).

Claudia: Y muchas de las voces de la grabación final son las que grabamos para el demo.

Walter: Es que Claudia es súper floja (risas).

La banda tiene bastante actividad en redes sociales como Facebook ¿Cuándo se dieron cuenta que tenían que empezar a moverse allí?
Walter: Es que ese sí ha sido un gran cambio desde el 2004 hasta ahora: la forma en la que ahora uno puede autopromocionarse. Antes, dependías de terceros de todas formas, a menos que quisieras pararte en el parque Kennedy a promocionarte con tu cartel. Ahora eso mismo lo puedes hacer por Internet. Nuestro Facebook oficial lo hemos venido trabajando casi a la par que los demás. En Twitter y Youtube sí somos relativamente nuevos.

¿Cuánto ha cambiado la banda desde el 2004?
Kenneth: Ahora es más chévere porque estoy yo (risas).

Walter: Bueno, sí de hecho ha cambiado el bajista y eso nos da un refresh. Claudia y yo somos iguales, creo.

Claudia: La dinámica es un poco la misma. Con Pepe también tocamos hace años y ya nos conoce y ya sabe cómo somos y cómo es un ensayo con nosotros. Creo que somos un poco lo mismo, pero en versión realoaded, refrescados.

Walter: Y hemos hecho un disco un poco más relajado, un poco más melódico, un poco más tranquilo pero sin perder lo relacionado al rock pesado. Obviamente, es un disco así porque durante estos ocho años experiencias personales han hecho que veamos la vida de una forma más tranquila y tierna. Pero ahora que ya terminó la etapa de este disco y mis hijos ya están un poco más grandes si me gustaría que el nuevo disco sea un poco más fuerte musicalmente, de eso hemos estado hablando con la banda. La idea es que ningún disco se parezca a otro.

¿Desde cuándo están tocando con Kenneth en el bajo?
Kenneth: Mi historia con la banda empieza más o menos entre el 2002 y el 2003. Cuando se fue Jack, estaban buscando un bajista para el “Limbo”. Yo fui a audicionar, pero entró mi amigo Gonzalo Alfaro, que de hecho tenía mucho más conocimiento de música que yo. Luego ya me saqué el clavo, pero ya había trabajado con Ni Voz Ni Voto en mi otra faceta, como ingeniero de sonido, ya sea de sala o de monitores.

Claudia: Yo digo que es como una especie de tradición tener un nuevo bajista cada disco.

Walter: Sí, por eso yo ya estoy un poco apurado, quiero hacer un nuevo disco para que lo grabé él y se vaya (risas).

¿Las influencias de la banda son las mismas?, ¿la visión de la música es la misma?
Claudia: Vocalmente, lo mío siempre ha sido la melodía pero transmitiendo bastante fuerza y mis influencias siguen siendo las mismas a la hora de cantar. En todo este tiempo hemos estado escuchando de todo.

Walter: Hasta música infantil.

Claudia: Hasta Glee.

Walter: Pero me sigue gustando Deftones, System of a Down, A Perfect Circle. Esas son influencias, pero siento que la idea es que ahora, ya en nuestro cuarto disco, sonemos a nosotros. Que digan: “Oye, esto es Ni Voz Ni Voto”. No que digan: “Esto se parece a o es la copia de”. Esa es la idea, es el horizonte. Creo que poco a poco, humildemente, lo venimos logrando.

”Rockstar Rebelión”, el primer corte del disco, habla de un estereotipo negativo del rockero.
Walter: Me inspiré en una persona en específico y por allí salió. El “Rockstar Rebelión” es una persona que se cree rockstar, se siente que es algo más que los demás; sin embargo ha pasado mucho tiempo y no ha logrado nada, es puro floro.

Kenneth: Pero es un estereotipo que le puede caer a cualquiera, no solamente a un rockero. Es alguien que cree que ha logrado algo, cuando en realidad no es así. Puede ser un rockstar como puede ser un médico, un arquitecto o un pintor.

Walter: El concepto de la canción y el arte del disco (que tiene a un niño en la portada y fotos de la infancia de los integrantes de la banda) es que el rockstar rebelión es una persona engreída y tiene sus berrinches como los tienen los niños. A veces los pseudo divos de la música rock, que es lo que yo he presenciado, llegan a cierto nivel en el que si les quitaste la silla para que se siente en el backstage, hacen su berrinche.

¿Cómo está la escena ahora en ese sentido?, ¿siguen habiendo muchos rockstars?
Claudia: Es que en estos últimos años hemos tocado tampoco que no sabemos…

Walter: Yo creo que en el Perú no hay rockstars, hay quienes creen serlo, pero no…

MÁS DATOS
+ “Rockstar Rebelión” se encuentra a la venta vía iTunes y en los locales de Wong y Metro de Lima y Provincias. Además, en Buho Rockshop y Moving Sound de las Galerías Brasil (Av. Brasil 1275): BUHO ROCKSHOP y en Music Prad de Polvos Rosados.

+ Puedes leer la reseña del “Rockstar Rebelión” en la edición impresa de hoy de LUCES.

+ Para más información de la banda, suscríbete a su Facebook oficial.