Señor romance: Roberto Carlos cantará en Lima en abril

Máximo ídolo de la canción brasileña y de la canción romántica bilingüe regresa al Perú después de dos años

Señor romance: Roberto Carlos cantará en Lima en abril

FRANCISCO MELGAR WONG

Al igual que Roy Orbison y José José, Roberto Carlos es dueño de una voz que puede trastornarte. Durante los dos o tres minutos que duran canciones como “Lady Laura”, “Cóncavo y convexo” y “Un gato en la oscuridad” el mundo se transfigura y uno puede salir modificado del trance. No importa si lo acompaña una orquesta o una guitarra, puede estar al frente de una banda francamente mediocre, pero nada impide que Roberto Carlos suspenda el tiempo y nos lleve a un mundo donde el romance, el sexo en realidad, es la experiencia que metaboliza la vida. Si Orbison depositaba su fe en el ensueño y José José en la penitencia, Roberto Carlos lo hace en la carne. El mundo es un infierno que solo puede ser olvidado en la cama. Que en el lenguaje del carioca viene a significar lo mismo que amor.

TIEMPO DE BALADAS
Los años setenta fueron los años de la balada disfuncional. Divorcio, adulterio, borracheras. La canción romántica dejó de ser el lugar donde los sueños se realizaban para cederle espacio a la decepción y la desesperación. Si los cantantes hispanohablantes aprovecharon el claro que se abría en el lenguaje para hablar de forma explícita de lo que John Cheever llamó ‘amargura erótica’, Roberto Carlos lo mantuvo todo envuelto en el velo de la ambigüedad. Uno podía intuir el inflamado telón de fondo donde sus historias se desarrollaban, pero no importaba, para él la estructura de la experiencia no era tan importante como el conocimiento que se alcanzaba a través de ella. Allí se ordenaba la vida. Y uno aprendía que la vida que no se siente no merece ser vivida. Si de eso se trata ser romántico, Roberto Carlos debe ser el más grande de todos. ¿Por qué? Porque allí donde el resto se pregunta por qué, él se pregunta cómo. Que al final de cuentas es la pregunta que decide si una relación vale la pena o no.

El esperado concierto de este grande de la canción romántica en Lima se realizará el próximo 21 de abril en el Jockey Club del Perú. Las entradas empiezan a venderse el 7 de marzo.