Vivo X el Rock: la maratón musical de un género inmortal

Más de 22 mil personas llegaron al Parque de la Exposición para ver a bandas como “Jauría”,  “Rata Blanca” y Líbido

Vivo X el Rock: la maratón musical de un género inmortal

Jauría fue una de las bandas participantes del "Vivo x el rock". (Fotos: Ana Monzón)

ANA MONZÓN (@anillamonzon)

Son pocos los festivales que logran reunir más de 22 mil espectadores en una ciudad que no se caracteriza necesariamente por otorgar espacios públicos a la música independiente. Los que asistieron ayer al Parque de la Exposición, tanto público como artistas, se entregaron por completo y demostraron que en Lima existe un hambre de rock.

Nadie pensó que los acordes de las 22 bandas alternadas en dos escenarios les haría recordar sus “buenos tiempos”- dependiendo cualquiera sea su edad- y las ganas de estar más vivos que nunca.

Por segunda vez el Parque de la Exposición se convirtió en el escenario de uno de los conciertos más estridentes de Lima: “Vivo X el Rock”. En su tercera edición, este evento reunió a 18 bandas nacionales y 3 extranjeras: “Jauría”, “El otro yo” y “Rata Blanca”. De esta forma, el punk rock y el heavy metal se unieron en una noche inolvidable.

A las siete de la noche todo era un loquerío y ‘Cachete’ Ruiz de Terreviento hacía de las suyas con “Maldita hermosa” y “Todos calatos”, temas que intensificaron el buen pogo en el Parque de la Exposición. 

El concierto llegaba al clímax con tanto acorde punk hasta que se anunció el ingreso de Hernán ‘Cachuca’ y Los Mojarras, el público calló y se enfrió por unos minutos hasta que llegó el coro de “Nostalgia provinciana”. “Lima limeña, Lima limón, Lima serrana, Lima provinciana…”, cantaban todos. La gente despertó y respondió con la misma entrega cuando ‘Cachuca’, siempre políticamente incorrecto, gritó en medio de los aplausos del público:

“Nosotros podemos mejorar este país que está lleno de políticos de m… Me dijeron que no hable de política pero ¿cuándo Hernán ‘Cachuca’ Condori ha tenido miedo a hablar?”

Tocarían también “Calapatitas” canción de la serie “Los Choches”, luego “Cariñito”, “Contigo Perú” y cerraban con el esperado “Triciclo Perú”.

Llegaría el turno de Jauría, banda argentina literalmente nueva (formada en el 2010), que entraba a escena con un público enloquecido por tanta música. El público de inmediato reconoció a Ciro Pertusi, líder de Attaque 77, y coreó “Western”, “Y además”, “Amigo mío”, “Perfección” (Cover de Attaque 77). Pero la banda argentina sorprendería con el cover de “El poder nuestro es”, del anime “Dragon Ball”, que todos cantaron casi con lágrimas de emoción.

La presentación de Leusemia, Amén, Zen, El otro yo, Río, Chabelos y Líbido se extendería hasta la 1:20 a.m. donde Rata Blanca abriría con “Mírate a ti mismo” y “Michelle odia la oscuridad. Los miles de personas terminarían de botar sus últimas energías luego del agradecimiento de Adrian Barilari por regresar a Perú luego de su última visita-un poco accidentada- el año pasado y tocar frente a tanta gente. El público respondió con un “Ole, ole, ole… Rata Blanca”. Barilari anunció el retorno de la banda para agosto.

La sorpresa llegó cuando se despidieron luego de “La otra cara de la moneda” y “Chico callejero”. El parque de la exposición enmudeció pero la banda regresó con “El reino olvidado”, “Volviendo a casa”, “Mujer amante”, donde Giardino se lució con un solo brutal que el público acompañó con las palmas. A las 2:30 a.m. la banda se despediría con “La leyenda del hada y el mago” y mostrando la bandera de Perú con el logo de Rata Blanca en el centro. En ese momento no había mayor orgullo.

A las 2:40 a.m., Mar de Copas convertiría el ambiente tenso del heavy a uno más respirable para reponer las energías. “El país de tus sueños”, “Entre los árboles”, “Ramera”, “Mujer noche” no dejarían sentarse ni descansar siquiera un momento. A las 3:25 a.m. tocarían “Dos caras” y “Suna” como despedida al festival que duró cerca de 14 horas, reunió a veintidós mil de personas y que además nos dejó bastante satisfechos-por el momento- de rock.