En el 2016 la Jornada Mundial de la Juventud se realizará en el país de Juan Pablo II

Cracovia albergará próxima cita del catolicismo, anunció Francisco al concluir misa en Copacabana

En el 2016 la Jornada Mundial de la Juventud se realizará en el país de Juan Pablo II

El papa Francisco anunció el domingo que la próxima Jornada Mundial de la Juventud se realizará en Cracovia, Polonia, en 2016.

“Queridos Jóvenes, tenemos una cita en la próxima Jornada Mundial de la Juventud en 2016, en Cracovia, Polonia”, dijo el pontífice al concluir la misa en la Playa de Copacabana en la que las autoridades calcularon que participaron unos tres millones de fieles.

La jornada de Río de Janeiro congregó a cientos de miles de jóvenes peregrinos de todas partes del mundo, especialmente de América Latina.

“Pidamos por la intercesión materna de María, la luz del Espíritu Santo para el camino que nos llevará a esta nueva etapa de gozosa celebración de la fe y el amor de Cristo”, expresó Francisco.

Para el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, la experiencia indica que tres años para organizar un evento tan masivo como la jornada es más apropiado que los dos años transcurridos desde la jornada anterior a la actual, celebrada en 2011 en Madrid.

PENSANDO EN JUAN PABLO II
“Con la perspectiva de la canonización de Juan Pablo II en los próximos meses, será muy interesante tener la próxima Jornada Mundial de la Juventud en su ciudad, porque será santo”, agregó Lombardi.

Polacos que asistieron a la jornada conmemoraron la designación ruidosamente, ondearon la bandera roja y blanca de su país y recibieron saludos y felicitaciones de peregrinos de otros países que pasaban a saludarlos y tomarles fotos.

“Estoy bastante contento, significa que la próxima jornada tendré un viaje bastante más corto que esta vez”, comentó en son de broma Jan Scheuthela, un seminarista de la ciudad de Radom, al sur de Varsovia.

La jornada de Madrid en 2011 logró la participación de un millón de jóvenes, según datos del Vaticano. Los encuentros fueron establecidos en 1986 por el extinto papa Juan Pablo II y desde entonces se han realizado cada dos o tres años.