Corea del Norte y Estados Unidos evalúan dar fin a tensión bélica

Sin embargo, Pyongyang advirtió que seguirá con su programa nuclear, y Washington consultará con Corea del Sur y Japón

Corea del Norte y Estados Unidos evalúan dar fin a tensión bélica

Estados Unidos aseguró estar dispuesto a dialogar con Corea del Norte siempre que el gobierno norcoreano dé pasos concretos hacia la desnuclearización, luego de que el país asiático ofreciera conversaciones de alto nivel para aliviar las tensiones en la península coreana

“Siempre hemos estado a favor del diálogo y, de hecho, tenemos líneas abiertas de comunicación con Corea del Norte”, dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, en un comunicado.

Corea del Norte, a través de su Comisión Nacional de Defensa, invitó a Washington a establecer conversaciones de alto nivel “para rebajar las tensiones en la península coreana y establecer la paz y la seguridad a nivel regional”, aunque advirtió que no hará concesiones en su programa nuclear.

Pyonyang matizó que el Gobierno estadounidense “no debería hablar de condiciones previas” para los contactos, una posibilidad que pareció rechazar el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Denis McDonough.

“Las conversaciones tienen que ser reales. Tienen que basarse en que ellos asuman sus obligaciones en cuanto a la proliferación, las armas nucleares, el contrabando y otros asuntos”, dijo hoy McDonough a la cadena CBS.

El representante especial de EE.UU. para asuntos de Corea del Norte, Glyn Davies, conversará sobre la oferta con funcionarios japoneses y surcoreanos en una reunión el miércoles 19, según indicó un alto funcionario estadounidense.

TENSIONES
Estos nuevos gestos apaciguadores se producen después de que el régimen llevara a cabo en marzo y abril una insistente sucesión de amenazas bélicas dirigidas contra EE.UU., Corea del Sur y Japón.

La agresiva campaña norcoreana llegó después de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobara un nuevo paquete de sanciones contra el régimen tras el lanzamiento de un satélite en diciembre, algo que se consideró una prueba de misiles encubierta, y un test nuclear en febrero.