Elecciones presidenciales en Brasil: Dilma Rousseff y Serra irán a segunda vuelta

La candidata del partido de Lula da Silva no logró la mayoría simple y tendrá que competir con el ex gobernador de Sao Paulo

Elecciones presidenciales en Brasil: Dilma Rousseff y Serra irán a segunda vuelta

La protegida del presidente Luiz Inácio Lula da Silva sacaba ventaja el domingo en las elecciones generales de Brasil, según resultados parciales, aunque todavía no lograba la mayoría necesaria para evitar una segunda vuelta.

Dilma Rousseff, ex jefa de Gabinete de Lula que se postula por primera vez a un cargo electivo y busca ser la primera mujer en tomar las riendas de Brasil, encabezaba el conteo con un 42,1 por ciento de los votos, dijo el tribunal electoral con el 22,5% de los sufragios contados.

Su rival más cercano era el ex gobernador de Sao Paulo y candidato opositor José Serra, con un 36,3% de los votos. En tercer lugar quedaba la postulante del Partido Verde Marina Silva con un 20,3% de de los sufragios.

Los sondeos de opinión antes de la elección le daban a Rousseff un respaldo de alrededor del 50 por ciento y una clara ventaja sobre Sera, impulsada por el auge económico que vive el país. La candidata necesita la mayoría absoluta de los votos para evitar una segunda vuelta electoral el 31 de octubre.

La red de televisión local TV Globo dijo que los resultados provienen principalmente de los acaudalados estados del sur del país, donde Serra tiene numerosos seguidores.

Rousseff ha construido sobre el fuerte apoyo del presidente saliente Lula da Silva, cuyas políticas de centroizquierda han convertido al país en uno de los mercados emergentes más atractivos del mundo.

Más de 20 millones de brasileños han salido de la pobreza durante los ocho años, dos mandatos consecutivos, en los que gobernó Lula.

Su mezcla de programas de bienestar social y políticas de mercado han sido populares y muchos de sus simpatizantes dijeron que estaban sufragando en favor de Rousseff como un voto por la continuidad.

En las últimas dos semanas semanas estalló un escándalo de corrupción que involucró al oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y dudas de último momento acerca de su posición respecto del aborto y de otras cuestiones sociales ligadas a cristianos evangélicos.

En los primeros resultados aún no estaba claro cuál era el impacto de los problemas que salpicaron al oficialismo y las dudas de los votantes sobre la posición de Rousseff en temas sociales golpeaban a la candidata de 62 años más de lo esperado.

Pese a lluvias en gran parte del país, los brasileños fueron a votar en unos comicios que también determinarán la composición del Congreso y de las gobernaciones estatales.