"Mario Vargas Llosa es el primer Nobel que lloró en Estocolmo"

Su esposa Patricia, su agente literaria y José Miguel Oviedo, escritor y ex compañero de colegio del Premio Nobel también se conmovieron con el emocionante discurso ofrecido en la sede de la Academia Sueca

"Mario Vargas Llosa es el primer Nobel que lloró en Estocolmo"

Cuando Mario Vargas Llosa comenzó a hablar de Patricia, su esposa desde hace 45 años, el Premio Nobel de Literatura 2010 se quebró en llanto y provocó las lágrimas de sus familiares y amigos que se emocionaron escuchar aquel conmovedor pasaje de su maravilloso discurso ‘Elogio de la lectura y la ficción’ en la Academia Sueca.

La primera en derramar lágrimas fue Patricia Llosa, esposa y prima del escritor, a quien se le vio tomando un pañuelo en un primer instante y luego soltando una sonrisa mientras el laureado escritor peruano contaba a manera de anécdota que cuando “cree que me riñe me hace el mejor de los elogios: ‘Mario, para lo único que tú sirves es para escribir’”.

Álvaro Vargas Llosa, el hijo mayor de don Mario, ha contado que su padre le ocultó el contenido de su discurso a Patricia para evitar que se rompa el contenido de su magia y porque quería guardar en secreto esa suerte de homenaje a su madre.

Quien tampoco pudo ocultar su llanto fue Carmen Balcells, la agente literaria del escritor, que estuvo sentada en primera fila, en su silla de ruedas. Según cuenta el diario español El País, Balcells lloró sobre todo cuando aquel párrafo empezó a hacer llorar a su propio autor. “Es la mejor manera de acabar mi vida de agente” declaró entre lágrimas.

El escritor José Miguel Oviedo, quien fue compañero de carpeta de Vargas Llosa cuando eran adolescentes también confesó que el discurso lo desbordó hasta las lágrimas. “Es el discurso. Le he escuchado hablar de política, de literatura, de la vida, y jamás le había escuchado una pieza tan perfecta. Y tan emocionante. Yo también he llorado, cómo no”.

De acuerdo con El País, el secretario permanente de la Academia Sueca, Peter Englund, quien se encontraba al lado de Patricia durante todo el discurso, confirmó que Mario Vargas Llosa es el primer Nobel que lloró en Estocolmo. La emoción del discurso sincero bien merecieron aquellas lágrimas.