Tras la guerra, EE.UU. se enfrenta a una legión de heridos y traumatizados

Mañana, Barack Obama anunciará el fin de la guerra de Irak, que le ha costado a su país 900 mil millones de dólares y la vida de más de cuatro mil soldados

Estados Unidos pondrá fin mañana a la guerra de Irak, aunque ahora se enfrenta al reto de atender a los miles de soldados que regresaron mutilados y con traumas psicológicos y que han perdido su trabajo por la crisis.

La de Irak se ha convertido, junto a Afganistán, en la guerra más larga en la que se ha visto envuelto EE.UU. y una de las de mayor costo económico y humano, con casi 900.000 millones de dólares invertidos y 4.200 soldados muertos.

El presidente estadounidense, Barack Obama, se dirigirá mañana a la nación, en horario de máxima audiencia, para anunciar el final de la guerra en el país árabe, aunque durante unos meses permanecerán unos 50.000 soldados para adiestrar a las fuerzas iraquíes.

El regreso de las tropas impone un nuevo reto al Gobierno, el de atender a una legión de veteranos que tras combatir en el frente, busca reiniciar la vida que dejó al partir.

“Ningún soldado vuelve de la guerra siendo la persona que se fue de casa. Siempre regresan cambiados, rara vez para mejor, y muchas familias no los reconocen”, dijo hoy a EFE el presidente de Veteranos por la Paz, Mike Ferner, quien destacó además las dificultades que tienen para recuperar su vida anterior.

“Los hombres y mujeres que vuelven de la guerra, aún si no tienen problemas de salud, tienen enormes dificultades para hallar empleo, y más en la actual situación económica”, apuntó.

Casi un millón y medio de hombres y mujeres han servido en los últimos siete años en una guerra que, en sus momentos de mayor intensidad, llegó a tener desplazados a 171.000 soldados. Unos 30.000 regresaron con heridas físicas y lesiones psicológicas.

Por ello, los veteranos esperan que Obama, tal y como hizo en su discurso radiofónico del pasado sábado, se comprometa mañana a poner todos los recursos disponibles para evitar que los veteranos queden al margen de la sociedad.