Jacques Chirac fue condenado a dos años de cárcel por corrupción

El ex presidente francés pagará por un caso que se remonta a principios de los 90, cuando era alcalde de París

Jacques Chirac fue condenado a dos años de cárcel por corrupción

Un juez declaró al ex presidente francés Jacques Chirac culpable y lo sentenció a dos años de cárcel en un juicio de corrupción política. El hecho hizo historia por suponer la primera condena a un jefe de Estado desde el mariscal Philippe Pétain en 1945.

Chirac, jefe del Estado francés entre 1995 y 2007, fue condenado por un caso que se remonta a principios de los años 90, sobre 19 de los 28 empleos ficticios que se crearon con intereses electorales en el Ayuntamiento de París, del que era alcalde.

El Tribunal, que dictó sentencia casi tres meses después de que la Fiscalía solicitase la absolución del ex presidente y de los otros nueve imputados, consideró que las personas que ocupaban esos empleos remunerados con dinero público trabajaban en realidad para el partido de Chirac, el conservador RPR (Reagrupamiento por la República).

VIOLÓ EL DEBER DE LA HONESTIDAD
El ex presidente no compareció ante el tribunal en el juicio que se desarrolló entre los días 5 y 23 del pasado mes de setiembre, pues acreditó problemas neurológicos “severos” e “irreversibles” pero, a través de sus abogados, declaró en el juicio no haber cometido “ninguna falta, ni penal ni moral”.

Sin embargo, el tribunal estimó que “Chirac violó el deber de la honestidad que pesa sobre los responsables de la gestión de fondos o bienes públicos a su cargo, contra el interés general de los parisinos”, malversando 1,4 millones de euros.

Su defensa, a cargo del abogado Georges Kiejman, no informó sobre si apelará la decisión del tribunal y adelantó a la prensa que tratará primero el asunto “con el principal interesado”.

EL NIETO DE GAULLE TAMBIÉN A LA CÁRCEL
Además de Chirac, otras siete personas fueron condenadas en el mismo proceso, entre ellos Jean de Gaulle, nieto del general De Gaulle, y el ex secretario general del sindicato Fuerza Obrera (FO), Marc Blondel.