"Agendas", por Rogelio

En la sección satírica El Tábano, Rogelio comenta lo que debe temer el primer ministro si quiere alterar la agenda  

"Agendas", por Rogelio

ROGELIO

Tremenda la pelea de agendas generada por el incremento de la remuneración mínima vital (RMV). 

“La RMV está en agenda”, declaró el ex primer ministro Villanueva. Sin embargo, Nadine, quien lleva la agenda madre, rápidamente despojó al primer ministro de sus derechos ‘agendatorios’ y lo ninguneó públicamente. Continuó el ministro Castilla, quien, con mirada de “soy el ahijado y hago lo que quiero”, presumió del peso de su ‘agendón’ y también desautorizó a Villanueva. Desangelado y ‘desagendado’, el primer ministro se fue y además fue acusado por el humalismo de tener ‘agenda propia’ (acusación un tanto curiosa, pues más bien al primer intento de ‘agendamiento’ lo ‘desagenadinezaron’). 

Se ignora si estuvo en trance onírico en Júpiter durante la semana pasada, pero el nuevo primer ministro, Cornejo, sorpresivamente volvió a poner la RMV en la agenda oficialista. Si bien ya le enmendó la plana un tal Ollanta (a quien fuentes identificaron como portavoz de Nadine y Castilla), el gobierno vendría investigando la razón de las extrañas declaraciones del primer ministro. Específicamente, preocupa que Cornejo no solo alucine con que un primer ministro pueda influir en la agenda del gobierno del cual es primer ministro, sino que sus desvaríos incluyan, como sugirió recientemente, poner en agenda la regulación de las funciones de la primera dama. 

Cuidado, primer ministro, con andar de ‘agendador’ imprudente. Mientras más extienda su agenda a territorio hostil, más huele a estofado de ‘cornejo’.