Vega: “Al defensor se le tiene que exigir máxima autonomía”

El abogado se excusó de opinar sobre Walter Gutiérrez, pero dice que se tendrá que ganar el respeto con su labor diaria

Eduardo Vega se tomará un descanso. Señala que le gustaría seguir trabajando en temas de derechos humanos. (Foto: Christian Ugarte/ Video: Ana Monzón)

Eduardo Vega Luna nos recibió en su todavía oficina de la Defensoría del Pueblo horas antes de la juramentación de su sucesor Walter Gutiérrez. Sus más cercanos colaboradores no ocultan la tristeza por su partida después de 20 años de labor en la entidad que defiende los derechos fundamentales de los ciudadanos. Vega fue defensor interino los últimos cinco años y estaba dispuesto a seguir si el Congreso anterior lo designaba como titular, pero eso no ocurrió.

— ¿Por qué cree que el Congreso no lo designó como defensor titular?
Son los vaivenes propios de la política. En el Congreso anterior, con una mayoría distinta, yo hice un trabajo que creo fue incómodo al Ejecutivo. En general esta institución siempre va a ser incómoda al poder de turno porque de lo que se trata es de ponerse de lado del ciudadano y quizás eso me granjeó algunas tensiones. 

— ¿Porque señaló que era discriminatorio el sorteo para el servicio militar?
Se mencionó el tema del servicio militar, de los conflictos sociales o cuando me preguntaron si la esposa del presidente [Nadine Heredia] podía ser candidata y yo dije que legalmente no cabía esa posibilidad. Pero nunca lo tomé como una postura política sino como una postura técnica apegada a la ley y que reafirmaba la autonomía del trabajo defensorial. 

— ¿Walter Gutiérrez le parece idóneo para el cargo?
Yo evité pronunciarme por cualquiera de los tres candidatos, creo que no me correspondía. La tarea del defensor se ve cada día en que llega un ciudadano a presentar un reclamo contra el sistema de justicia o una mala atención y está buscando que esta institución lo represente. Es allí donde al defensor se le tiene que exigir máxima autonomía. Sí le he dado la bienvenida y creo que en el trabajo diario uno se tiene que ganar el respeto y la autonomía con la que esta institución se ha fortalecido estos 20 años. 

— Hay quienes creen que no va a tener autonomía en el cargo. ¿Cree que hay razones para pensar eso?
No lo sé. No es bueno prejuzgar o adelantar opinión. Le he escuchado decir que no le debe el puesto a ningún partido político, es un buen punto de inicio. Hay que esperar prudentemente, hay que desearle el éxito en la gestión, hay que pedir el apoyo de las autoridades, y si se le ha dado el respaldo al señor Gutiérrez debería traducirse en un respaldo presupuestal. 

— Gutiérrez plantea que la defensoría amplíe sus competencias a la defensa del  consumidor frente a privados. ¿Le parece una buena propuesta?
La Constitución señala que la defensoría se encarga de la defensa de los derechos fundamentales, la supervisión de la administración estatal y de los servicios públicos. Nosotros actuamos también frente a determinados servicios públicos que muchas veces brindan las empresas.

¿De qué manera? 
Muchas de las 110 mil personas que llegan al año a la defensoría se quejan por cobros ilegales en los servicios de telefonía, alumbrado público, agua y sin duda tenemos que intervenir, y lo hacemos frente a los órganos llamados a supervisar como Indecopi, Osinergmin, Ositrán. Sí hay un conjunto de atribuciones que se pueden mejorar pero que son parte del trabajo que regularmente hace la institución y que no se conoce. 

— Entonces no es una competencia que se tenga que ampliar porque ya existe.
Así es, no es nuevo. Yo siempre cuento el caso de una aseguradora que no estaba dispuesta a brindar cobertura a una persona con discapacidad que había cumplido 18 años. Conversamos con la empresa, no aceptaron, llevamos el caso a Indecopi y este sancionó a la empresa. Sí tenemos facultades, pero tenemos que recurrir a todo el marco legal que existe, tomar acciones ante distintos organismos. 

— ¿De qué tipo de intentos de injerencia política ha sido testigo en estos 20 años?
Siempre hay la tentación casi permanente de hacerlo. A mí por ejemplo, y no diré nombres, se me planteó sacar un solo reporte de conflictos sociales entre la Defensoría del Pueblo y la Oficina de Diálogo (de la PCM) cuando son dos entidades que si bien se abocan al mismo tema, tienen dos miradas distintas.  

— ¿Se lo planteó un funcionario de alto nivel? ¿Usted qué le respondió? 
 Funcionarios de la Oficina de Diálogo. Respondí que no, que nosotros seguiremos sacando nuestros reportes de conflictos. 

—El ex presidente del Poder Judicial Enrique Mendoza, que postuló para defensor, dijo que algunos informes de la defensoría no van al fondo del problema. Puso como ejemplo que ustedes se quejaban de que a unos pobladores rurales se les había instalado inodoros de cemento en lugar de losa...
Me parece un desconocimiento profundo del trabajo de la defensoría. Lamento que un ex presidente del Poder Judicial, intentando ocupar esta plaza, no haya revisado bien ese informe. Es gente pobre a la que a través de estos proyectos de inversión les instalaban sanitarios de cemento en las peores condiciones. Son comunidades que están siendo estafadas, tirándose al agua la plata del Estado. 

— ¿Cuáles son sus principales logros como defensor? 
Me voy con la tranquilidad, la alegría, la satisfacción del deber cumplido por tres cosas. Haber mantenido la autonomía de esta institución, y conservarla, lo que significa muchas veces tensiones y discrepancias con el poder. He tratado de darle énfasis a los temas de discriminación; y lo tercero es que hay una aprobación ciudadana muy importante no de Eduardo Vega sino de la defensoría. 

— Usted le envió una carta al presidente Kuczynski para pedir S/10 millones adicionales para la defensoría. ¿Le respondieron? 
Formalmente no, pero sabemos que no se ha atendido la totalidad del pedido. Quisiera hacer una invocación para que puedan atender este pedido, el presupuesto de la defensoría siempre ha sido austero, son 55 millones anuales que no representan ni el 0,01% del presupuesto público. El mejor regalo que le harían a la defensoría en sus 20 años sería mejorarle su presupuesto.

LEE TAMBIÉN...