Alan García: "El Perú avanza para el pueblo"

El presidente escribe un nuevo artículo en El Comercio en el que desestima la tesis de que el país está condenado a la pobreza y a la injusticia

Después de trabajar por varios meses con 120 profesionales, la organización de las Naciones Unidas ha certificado el avance social del Perú señalando que el país está alcanzando ya las metas sociales que se había fijado para el año 2015 y, además, en los últimos 4 años esa velocidad se ha duplicado. Lo importante es que esas cifras son una sólida respuesta a las tesis de la depresión y el derrotismo según las cuales el Perú está siempre condenado a mayor pobreza, peor miseria, más injusticia y solo los ricos se benefician del avance. El estudio de la ONU demuestra que desde 1990 hasta el 2008 se han producido importantes cambios en la situación social del país y que entre el año 2004 y 2005 esos cambios se han acelerado. Veamos las cifras, teniendo en cuenta que, en esos 17 años, la población subió de 22 millones a 29 millones y a pesar de eso: 1. La pobreza se redujo de 54,4% (1991) a 48% (2005) y a 36% en el 2008 lo que, según Naciones Unidas, significa que 3 millones y medio de peruanos superaron la pobreza en los últimos 4 años. En el mismo lapso la miseria o extrema pobreza pasó de 23% (1991) y 24% (2005) a 12,6% en el 2008. 2. La mortalidad infantil en niños menores de 5 años disminuyó del 57% en 1990 a 18% en el 2008 y la tasa de vacunación contra el sarampión subió de 60% a 90% de la población infantil. Además, la mortalidad materna por 100.000 nacidos vivos bajó de 265 casos (1996) a 70 en el 2008, y ello porque el control prenatal por profesionales de salud pasó de 64% (1990) al 96% en el 2008 y la proporción de partos atendidos en los establecimientos de salud subió del 49% (1991) al 72,6% en el 2008. 3. El analfabetismo descendió de 18,1% (1991) y 12% en el 2004 hasta 6% en el 2008, en tanto que el número de alumnos inscritos en universidades subió de 368.000 (1991) a 654.000 en el 2008. Algo más, la proporción de alumnos que terminan la primaria entre los 12 y 14 años subió del 56% (1994) hasta el 77,7% (2008), pero el número de mujeres ya es mayor que el de hombres en primaria y secundaria. 4. Las viviendas con agua potable aumentaron de 49% (1991) a 69% en el 2007 y las viviendas con desagüe del 35% al 54% en el 2007 sin contar que en ese año comenzó el programa Agua para Todos pudiendo estimarse que hoy el 80% de las viviendas tiene agua potable y el 60% tiene alcantarillado. Además, la proporción de hogares con electricidad pasó de 46% (1991) a 80% en el 2009 y las viviendas construidas con material noble aumentaron del 31% al 49% en la actualidad. En 1991 solo el 8,5% de hogares tenía teléfono fijo pero esa proporción subió a 28,6% en el 2008, en tanto que 45% de los hogares tienen hoy teléfono celular. 5. En 1991 solo existían en el Perú 7.600 kilómetros de carreteras asfaltadas pero en el año 2008 ya se han superado los 15.000 kilómetros. Ahora bien, al profundizarse la descentralización, la solidez y la estabilidad de la economía entre el 2004 y el 2008 se ha logrado más inversión nacional y externa y mayor creación de empleo. Basta señalar que en 4 años se han generado más de un millón ochocientos mil empleos y que el número de asegurados por Essalud ha subido de 6 millones a más de 8 millones. Por eso el aumento en el bienestar social se ha hecho más veloz y se ha logrado reducir la pobreza de 48% a 36%, la miseria de 18% a 12,6%, la desnutrición global del 10% a 5%, la desnutrición infantil crónica de 25,4% a 21,9%, y se ha alcanzado la universalidad de la educación primaria aumentando de modo sustantivo el número de alumnos en la secundaria. Todo esto es producto del aumento en el gasto social y de la mayor inversión del Estado en sus niveles nacional, regional y municipal. Pero también es producto, de la velocidad lograda por la inversión privada que con sus impuestos permite obtener mayores recursos para continuar el avance. Desde enero del 2006 hasta setiembre del 2009 el Gobierno, las regiones y los municipios han ejecutado inversiones públicas por un total de 41.000 millones de soles, cifra récord respecto a los años anteriores. Si comparamos lo que se invirtió el 2005 en infraestructura de educación, salud, caminos o agricultura en cada departamento con lo que se ha invertido en el 2008 veremos que el salto ha sido significativo. Eso explica la reducción de la pobreza y la miseria pero también el aumento del empleo formal y las mejores condiciones de vida de la inmensa mayoría. En el 2005, Amazonas recibió del Gobierno Central, del gobierno regional y de sus municipios una inversión de 98 millones. En el 2008 esa inversión fue de 342 millones, es decir, 3 veces y media más. Áncash pasó de 455 millones a 1,222 millones, Ayacucho de 233 millones a 426 millones, Huancavelica de 191 millones a 371 millones, Huánuco de 146 millones a 335 millones, Puno de 301 millones a 601 millones, San Martín de 138 millones a 551 millones. Todo esto es una revolución en electrificación, colegios, caminos, obras de riego, hospitales, postas de salud, etc. sin sumar en esas cifras la inversión privada nacional y extranjera en telefonía, centros comerciales, tiendas, fábricas, concesiones, etc. Así, el cambio realizado en estos 3 años continúa con más velocidad la tendencia en la reducción de la pobreza que la Organización de Naciones Unidas ha constatado entre los años 1991 y 2008. Pero, todo esto no habría sido posible sin la decisión del pueblo en el 2006. Fue la afirmación del modelo democrático, político y económico lo que ha permitido continuar la descentralización y convocar la inversión y reinversión de más de 100.000 millones de dólares en los últimos cuatro años. Y eso se logró manteniendo la estabilidad económica y financiera del Perú. Pero todo eso hubiera sido imposible si se hubiera adoptado el modelo de bloquear la inversión nacional y extranjera cambiando las reglas de juego, con medidas desordenadas y alarmistas que nos hubieran conducido a la situación de los países que practican el estatismo económico y político, en los que se habla mucho de revolución pero donde la pobreza no ha bajado ni 1%. Afirmando este modelo hasta julio del 2011 los resultados serán mucho mejores y si, por voluntad del pueblo, se garantiza el orden y la estabilidad hasta el año 2021, segundo centenario de nuestra república independiente, puedo asegurar que el Perú habrá ingresado entonces al primer mundo con paso firme y de manera irreversible, por su volumen productivo y por ser una sociedad donde la miseria haya desaparecido, donde la pobreza se haya reducido a niveles mínimos y en la que los ciudadanos tengan mayor bienestar y mayor nivel educativo y cultural.

Tags relacionados

alan garca