Comisión de Ética en la mira: oficialismo la critica duramente

Lay invoca a Humala para que pida a su bancada postura anticorrupción. Fujimorista Juan José Díaz es cuestionado por Gana Perú

Comisión de Ética en la mira: oficialismo la critica duramente

GERARDO CABALLERO/HÉCTOR VILLALOBOS

“Me comprometo a que la lucha contra todo caso de corrupción que se haya cometido en el pasado o que pudiera cometerse en mi gobierno será una prioridad para mí, creando y fortaleciendo los instrumentos necesarios para ello”. Tal fue uno de los juramentos que Ollanta Humala, la mano sobre la Biblia, hizo en la Casona de San Marcos cuando era candidato presidencial, el 19 de mayo.

Sin embargo, su grupo político parece no seguir tal directriz en el caso del congresista y segundo vicepresidente de la República, Omar Chehade. Gana Perú cuestionó ayer el trabajo de la Comisión de Ética Parlamentaria.

El pleno del Congreso iniciaba su sesión sin contratiempos cuando el legislador oficialista Javier Diez Canseco pidió que el fujimorista Juan José Díaz fuera apartado de la Comisión de Ética.

EL AMAGO DE RECUSACIÓN
Diez Canseco sostuvo que Díaz es uno de los firmantes de la acusación constitucional presentada contra Chehade. Y, prosiguió, el Código de Ética Parlamentaria establece que los miembros de la mencionada comisión deben abstenerse en los casos en que tengan interés directo o indirecto en el resultado de la denuncia.

El propio Chehade tomó la palabra y afirmó que Díaz tenía “serias incompatibilidades”. Dijo que si no lo había recusado antes fue porque no quería huir de nadie y porque estaba interesado en que se esclarecieran los hechos.

Chehade expuso el miércoles ante la Comisión de Ética Parlamentaria su versión sobre las influencias que habría querido ejercer para que la policía desalojara a quienes controlan la azucarera Andahuasi y así favorecer al grupo Wong.

Juan José Díaz declaró que en el testimonio de Chehade había contradicciones. “Si [Díaz] tenía decoro, se debía inhibir, pero parece que no tiene decoro, y no se inhibió”, protestó ayer Chehade.

La dimensión de la ofensiva oficialista se confirmó cuando el portavoz de Gana Perú, Fredy Otárola, cuestionó también al presidente de la Comisión de Ética, Humberto Lay, por haber adelantado opinión en una entrevista publicada el lunes en El Comercio. “El congresista Lay está actuando muy mal. Acaba de condenar a Chehade y [Celia] Anicama sin esperar la resolución final de la comisión. Son argumentos que podrían debilitar una posible investigación en el Poder Judicial pues violan un principio”.

“Yo no he escuchado nunca a un juez que salga de una primera audiencia y adelante que podría haber tal o cual sanción”, añadió Diez Canseco más tarde.

Todo ello derivó en un debate que se prolongó por dos horas y media. Los congresistas de oposición Luis Galarreta y Javier Velásquez Quesquén expresaron su extrañeza porque el tema ni siquiera estaba en agenda. Ellos, y otros legisladores de oposición advirtieron en el oficialismo la intención de desestabilizar la Comisión de Ética, pues ni ante la comisión ni ante el pleno se ha presentado formalmente la recusación.

LA RÉPLICA
El fujimorista Díaz dijo que el oficialismo busca desprestigiar y desbaratar la Comisión de Ética. También se mostró desafiante frente al amago de Chehade: “Si soy una amenaza para su carrera, que me recuse”.

Humberto Lay aseguró que únicamente busca acabar con el lema de “otorongo no come otorongo”. En tal sentido, garantizó un trabajo objetivo, imparcial y justo, y dijo que sus declaraciones a la prensa “serán las mínimas necesarias” para evitar que sean distorsionadas.

Además, hizo un llamado al presidente Ollanta Humala para recordarle el compromiso que asumió en campaña: “Quiero hacerle una invocación para que hable con su propia bancada para que lo apoye en las cosas que él mismo ha planteado: lucha contra la corrupción, total transparencia”.

Los otros casos investigados
La Comisión de Ética no solo investiga a Omar Chehade. También debe pronunciarse en los próximos días sobre las denuncias presentadas contra los oficialistas celia anicama (por tener una empresa que pirateaba señales de cable) y eulogio Romero (quien recibiría pagos por defender los intereses de los mineros informales que depredan madre de dios), las cuales fueron hechas por este diario. En total unos 12 casos estarían en su agenda.

En entrevista a El Comercio, publicada el lunes, Humberto Lay dijo que, si él fuera Chehade, pondría a disposición su cargo de segundo vicepresidente. También comentó que había indicios de tráfico de influencias.

En la misma entrevista, Lay dijo que no se iba a investigar a los congresistas Carlos Bruce, Magdalena López y Virgilio Acuña porque sus nombres solo aparecen en el encabezado de sendas investigaciones fiscales por lavado de activos, pero no se conoce el cargo ni los hechos.