Diez Canseco a 15 años de Chavín de Huántar: "Yo conocía a Néstor Cerpa"

El legislador recordó su experiencia como rehén del MRTA en la residencia del embajador japonés y su propuesta de una solución negociada en su momento. Mañana se cumple un aniversario más de la operación

ROCÍO LA ROSA (@chiolaro)
Redacción online

Un becario lo interceptó camino a la salida de la residencia del entonces embajador japonés Morihisa Aoki e hizo involuntariamente que Javier Diez Canseco tuviera que vivir una de las experiencias “más difíciles e intensas de su vida”.

Aquel entusiasta e inocente saludo impidió que Diez Canseco pudiera abandonar la residencia minutos antes del ingreso de las huestes del MRTA, con su cabecilla Néstor Cerpa Cartolini a la cabeza, la noche del 17 de diciembre de 1996.

Mañana se cumplen 15 años de la exitosa operación de rescate Chavín de Huantar, que puso fin al cautiverio de 72 personas tras 126 días de angustia, incertidumbre y terror.

UNA DURA EXPERIENCIA
Fuimos a recoger el testimonio de Diez Canseco al Congreso, quien hizo un alto durante su participación en la última sesión plenaria para atendernos en el Salón Embajadores, a pocos metros de Alberto ‘Chiquito’ Rossel, que llegó a recibir una condecoración del Parlamento.

“Para mí fue una experiencia dura, difícil, muy intensa (…) yo estuve cuatro días y salí una vez que los secuestradores, encabezados por (Néstor) Cerpa, decidieron comenzar a liberar rehenes. Decidieron también establecer un mecanismo de comunicación y para ese efecto salió junto conmigo Alejandro Toledo y dos embajadores”, recuerda el legislador de Gana Perú, que en ese momento era uno de los principales opositores del gobierno de Alberto Fujimori.

Esas gestiones terminaron con la redacción de dos documentos, uno de parte de los emerretistas y otro de los rehenes. Los primeros pedían al gobierno de Fujimori la liberación de sus huestes encarceladas y los segundos una solución sin costo de vidas. La presencia de varias ambulancias en los exteriores de la residencia preocupó mucho a los cautivos, que temían una violenta incursión militar.

Diez Canseco cuenta que Cerpa presionó para que el entonces canciller, Francisco Tudela, escribiera de puño y letra, en el comunicado de los rehenes, que se
atendiera la demanda emerretista.

“SÍ, YO CONOCÍA A CERPA
Diez Canseco narró que conoció a Cerpa mucho antes del secuestro en la residencia del embajador. Pero que ese día, en la casa de Morihisa Aoki, lo desconoció. Era otra persona.

“Yo lo conocía de antes, como obrero de Cromotex, cuando estuvo preso y murieron varios trabajadores de Cromotex que habían tomado la fábrica en un desalojo policial, su familia era de origen aprista, él da un giro y se radicaliza en su vida personal y su opción, y termina en el MRTA, hacía mucho que no lo veía”, contó.

Fue Cerpa quien lo reconoció primero. “Sí, conversamos. No solo conversamos, discutimos sobre la situación (el secuestro)”, afirmó el legislador.

“SU PEDIDO ERA INVIABLE
Tras su liberación, Diez Canseco planteó públicamente una solución legal y negociada al problema. ¿Iba a ser posible?

“(Mi propuesta) pasaba por una negociación, por un mecanismo en el que cesaban las acciones armadas, ellos estaban dispuestos pero querían una negociación marcada por la liberación de la esposa (de Cerpa) y la de (Víctor) Polay, esta presión ejercida condujo a colocar en situación innegociable el tema”, explicó el fundador del Partido Socialista del Perú.

CAPÍTULOS NO ACLARADOS
Si bien Diez Canseco destacó la operación de rescate Chavín de Huantar, pues tuvo “un desenlace con limitado costo” (en la operación murieron un rehén, dos comandos y todos los terroristas del MRTA), considera que este episodio “tiene abiertos capítulos que no están claros”.

Lo dice por las denuncias de presuntas ejecuciones extrajudiciales de emerretistas que habrían cometido miembros del grupo Colina o los denominados ‘gallinazos’, es decir, infiltrados del SIN.

“Es nítido el testimonio de un funcionario de la embajada y dos policías sobre ejecuciones extrajudiciales (…) esto es lo que ha llevado a un proceso en el que aclara comandos Chavín de Huantar no son el centro de la acusación”.

Para el legislador, el juicio en marcha, en el que se procesa a Vladimiro Montesinos y Nicolás Hermoza Ríos, entre otros, tiene que mucho que aclarar al respecto.