Juez argentino pidió la detención de ex presidente Morales Bermúdez

El ex mandatario de facto es acusado del secuestro de 13 opositores a su gobierno que fueron llevados a Argentina como parte del llamado Plan Cóndor

Juez argentino pidió la detención de ex presidente Morales Bermúdez

Un juez federal argentino pidió la captura internacional del ex presidente de facto peruano Francisco Morales Bermúdez (1975-1980), acusado del secuestro de 13 opositores a su gobierno que fueron llevados a Argentina como parte del llamado Plan Cóndor, informaron hoy a Efe fuentes judiciales.

El magistrado Norberto Oyarbide envió ayer a la Cancillería argentina la solicitud de detención “provisoria y preventiva” con fines de extradición del ex mandatario, de 90 años, agregaron.

Oyarbide pidió además la colaboración de Interpol para la captura de Morales Bermúdez, acusado del secuestro y el traslado de 13 opositores políticos en 1978 desde el Perú hacia Argentina en medio del Plan Cóndor, como se denomina a las acciones represivas coordinadas llevadas a cabo por las dictaduras instaladas en el Cono Sur en los años 70 y 80.

La causa fue iniciada a raíz de una denuncia de Ricardo Napurí Schapiro, una de los 13 opositores capturados el 25 de mayo de 1978 por “actividades subversivas” en el Perú y deportados posteriormente a Argentina, según la presentación.

Los opositores fueron alojados luego en diversos lugares de detención de Argentina.

La Justicia italiana también pidió en 2007 la detención y extradición de Morales Bermúdez por la desaparición de 25 italianos en los años 70 y 80, en el marco del Plan Cóndor.

INCLUYEN A VIDELA EN EL PROCESO
En la causa que lleva adelante Oyarbide también están imputados el ex dictador argentino Jorge Videla y Albano Harguindeguy, que fue su ministro del Interior, los cuales fueron citados a declarar para finales de febrero por ser considerados colaboradores en el operativo.

Videla, de 86 años, el primer gobernante de la dictadura argentina (1976-1983), recibió en diciembre de 2010 una condena a prisión perpetua por el fusilamiento de una treintena de presos políticos en 1976 y acumula ya varios procesamientos por violaciones de los derechos humanos.

Harguindeguy está procesado por varios delitos cometidos durante el régimen, entre ellos el caso del obispo Enrique Angelelli, muy crítico con la dictadura, que murió en 1976 en un aparente accidente de tráfico que hoy se cree que fue debido a un atentado.