Kuczynski: “Soy el gringo atrasador y voy a ganar con alegría”

Sus rivales dicen que andaba muerto, pero se metió en la campaña con un crecimiento semana a semana. PPK asegura que seguirá subiendo, porque su campaña es optimista

Kuczynski: “Soy el gringo atrasador y voy a ganar con alegría”

MILAGROS LEIVA
El Comercio

Lo entrevistamos después de su desayuno con monseñor Cipriani. El hombre que ha sorprendido en esta campaña no está nervioso, pero tampoco canta victoria. Este es el mensaje de Pedro Pablo Kuczynski en la recta final.

Acaba de tomar desayuno con el cardenal Cipriani, ¿se confesó?
Nooooo, yo me divorcié después de haberme casado por la Iglesia. Mi primer matrimonio duró treinta años, fuimos felices, pero terminó. Aunque me siento parte de la Iglesia, no puedo ir a confesión.

¿No está muy lisuriento?
A veces uno habla demasiado, es verdad, y comete errores, pero en mi viaje por el norte toda la gente con la que hablé estaba encantada con el programa de Magaly. Todos, incluyendo algunos vecinos de San Isidro, estuvieron felices con mis bromas. Y en estas elecciones hemos cambiado las cosas por tres circunstancias: 1. Los jóvenes quieren que les digan la verdad, pero con alegría y optimismo; 2. Estamos haciendo una campaña alegre, el PPKuy puede parecer cursi, pero es divertido; 3. No quiero decir nada de los otros candidatos, pero la imagen que proyectan es de políticos que no hacen nada más que ser políticos. La gente se da cuenta.

¿Si no gana a dónde se irá?
A mi oficina, me iré caminando y reanudo mi trabajo. Lo único que puedo decir es que soy una persona modesta, tengo mucha experiencia de gobierno y el Perú se está integrando al mundo y necesitamos un presidente conectado.

¿Ese no es su talón de Aquiles, sus lazos, sus tentáculos empresariales? Todos dicen que es lobista.
Es bien injusto, le pueden preguntar a cualquier ministro cuántas veces he pedido alguna cosa, nunca. Yo sí he ayudado a financiar proyectos importantes, como el ducto de Camisea.

Benefició a Hunt Oil…
No es así. Cuando me fui del ministerio, Hunt Oil me pidió una asesoría financiera en sus operaciones en el mundo. Todavía no estaban en el Perú. Camisea ha traído mucho desarrollo, en el Cusco Camisea está dejando regalías. Hay mucho progreso.

Me sorprende que diga eso, el campo está más que atrasado…
Es que ese es el problema, allí está la verdadera pobreza, lo mismo en Puno, por eso me comprometo a empujar varias cosas, arreglar primero el ducto de Camisea, Cusco, Juliaca, Puno e Ilo, después es fácil hacer un tramo a Tacna y hacer allí un verdadero parque industrial.

Usted habla siempre de inversiones, de aumentar el sueldo mínimo vital a 700 soles, ¿de dónde sacará tanto dinero?
De la formalización. Hoy en el Perú solo un tercio de los trabajadores está en planilla. Haremos un régimen especial favorable para las pequeñas empresas con menos Impuesto a la Renta, vamos a bajar el IGV progresivamente hasta llegar a 15, mi mensaje es que nadie puede llegar a la vejez sin seguro y sin compensación. El Perú no era tan informal antes de los años ochenta, debemos organizarnos ahora. Yo tengo una filosofía bien sencilla: hay que dar batallas por los temas importantes y los que no son importantes los dejas.

¿Usted no es muy liviano con las transnacionales? Están recordando su célebre huida en tiempos de la International Petroleum Company (IPC).
La IPC estuvo en el Perú desde 1922, pero los militares para justificar el golpe dijeron que era una compañía ilegal, que el laudo de La Brea y Pariñas era ilegal y dijeron, además, que todos los que habían tenido algo que ver con la IPC eran criminales y traidores a la patria. Metieron a Sandro Mariátegui en la cárcel, por ejemplo. Ellos decían que toda la venta a la IPC era ilegal, pura ciencia ficción porque ellos generaban su divisas, entregaban certificados de cambio y eso les daba derecho a recomprar dólares cuando tenían un pago afuera. Todo eso fue una patraña. Al final la Corte Suprema falló a favor.

¿Se escapó o no en la maletera?
No, yo me fui del Perú en abril de 1969, caminando con Carlos Rodríguez Pastor, crucé el río Chira, me fui porque tenía apenas 30 años y no quería pasar 3 años con un régimen cruel que nos acusaba de cosas falsas. Yo me vengué.

¿Cómo se vengó?
Los militares dijeron que la IPC debía 690 millones al Perú, hicieron una ficción de que iban a cobrarle, detrás de bambalinas negociaron con el Gobierno Estadounidense y le pagaron a la IPC, en lugar de cobrar le pagaron 22 millones de dólares en un cheque del Tesoro americano, yo saqué ese cheque y por eso los generales tumbaron a Velasco. Que me saquen todos los refritos que quieran, pero yo no hice nada malo.

El otro punto es su nacionalidad. Hace meses me dijo que ya había presentado su solicitud y ahora que todavía no llena formularios.
La única verdad es que yo soy peruano de nacimiento, siempre lo he sido, siempre he vuelto aquí y moriré peruano, mi pasaporte norteamericano es el resultado de que mi tarjeta de inmigrante al cabo de 20 años no me la quisieron renovar, por eso tuve que tomar el documento norteamericano.

¿Va a renunciar o ha renunciado?
Voy a renunciar porque creo que el presidente del Perú solo tiene que tener el pasaporte peruano. Ya hice una gestión, pero esta se realiza en dos tiempos. No he cumplido la segunda etapa.

Entonces está midiendo si llega o no a la segunda vuelta.
No, para nada; estoy diciendo la verdad. Yo soy un asesor financiero, un experto en mercados emergentes y viajo mucho. El otro pasaporte me ayudó con las visas.

Pero también es experto en crear pánico financiero. Recuerdo cómo asustó en la campaña municipal diciendo que si ganaba Susana Villarán el riesgo país subía. Dicen que si llega a ser presidente puede crear ciertos estados para que haga lo que usted quiera.
No es así, lo que dije con Susana fue que el riesgo estaba subiendo debido al temor de los inversionistas por lo que pasaba en el Perú. Ahora ya bajó porque el resultado final fue moderado. Mis declaraciones se interpretaron como una crítica, cuando yo solo estaba aclarando lo que pasaba. Si llego a Palacio, tendré a Susana de vecina y me llevaré muy bien, lo primero que haré será visitarla para ver cómo podemos hacer un metro. Lima se está ahogando y algo tenemos que hacer.

¿Y cómo será su relación con su otro vecino?
Yo tengo una relación buenísima con el cardenal Cipriani, siempre ha sido, no soy tan conservador como él, pero respeto mucho a la Iglesia Católica.

¿Usted está a favor o en contra de la unión civil gay?
No. Contratos económicos entre personas del mismo sexo, lo que quieran, estén tranquilos. Creo que el matrimonio es una institución de la sociedad para criar hijos y dar estabilidad a la familia. Si se hace una unión civil para adoptar hijos es un experimento que ya se hizo en otros países, pero los resultados no se conocen.

¿Está tomando valeriana?
Estoy super tranquilo, soy medio atlético y esta elección ha sido una maratón. Estoy preparado. Tenemos una campaña alegre y el Perú necesita alegría, por eso subimos.

¿Sabían que le dicen el gringo atrasador, como en la serie “Al fondo hay sitio”?
Ja, ja, ja, sí, yo soy el gringo atrasador y voy a ganar con alegría.

En Perú Posible dicen que usted es mezquino con Toledo
Yo no me atribuyo todo el éxito económico, le di calma y tranquilidad al país y eso fue muy importante. Eso quiero dar ahora al Perú: calma, tranquilidad y sobre todo progreso. Nuestra historia no se tiene que venir abajo.

El próximo año será difícil, China se está frenando…
Y el petróleo subirá, no será fácil, pero vamos a poder pasar la ola. Nosotros tenemos que ser dueños de nuestro destino y si solo pensamos en lo que pasa afuera, no haremos el esfuerzo nosotros mismos. El cambio está en nosotros.

Dicen que usted representa un pensamiento totalitario y mercantilista. Que es pro empresa…
Para crecer hay que promover inversión, la estabilidad, hay que tener sistemas simples. Las otras son ideas trasnochadas, son personas que no saben. ¿Qué pasa en la India, en el África? Por favor. Quienes proponen propuestas estatistas están equivocados, son ignorantes. No vengan a decir tonterías, apuestan por la inestabilidad para seguir en el poder. Yo lo que quiero es que el Perú prospere. Punto.