Ministra de la Mujer: “Nunca vi a Nadine en una sesión del Gabinete”

No se siente poderosa. Dice que un ministro debe ser prudente y por eso guarda su opinión sobre el pedido de indulto fujimorista

Ministra de la Mujer: “Nunca vi a Nadine en una sesión del Gabinete”

MILAGROS LEIVA GÁLVEZ

El 11 de diciembre cumple un año como ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Sin duda es la más popular y poderosa del Gabinete por mandato de los sondeos. Ana Jara, abogada, notaria, política, no teme decir lo que piensa. Quiere ser recordada como una mujer trabajadora y su gran objetivo es rescatar a los niños y ancianos que en situación de abandono deambulan por las calles peruanas.

— Usted debe estar muy contenta: acaba de ser declarada la ministra más popular.
Cualquier funcionario público que con un puntaje se sienta superior a los demás está desubicado. Acá no trabajamos para ver quién gana, todos somos parte del gobierno. No estamos compitiendo, todos sumamos.

— Acaba de lanzar la campaña Alto a la Impunidad, pero las cifras de feminicidio no descienden. ¿Cuál es la experiencia de violencia que más le ha afectado durante su gestión?
Los casos de feminicidio han sido lacerantes. He vivido de cerca el drama de los que sobreviven. Me ha dolido saber que esas mujeres fueron a la comisaría a denunciar violencia y no fueron atendidas a tiempo. Eso me ha dejado mal. Lo mismo las violaciones de menores de edad por sus propios padres o hermanos. Esas experiencias son demasiado dolorosas; te desgarran el corazón. Eso es lo que queremos evitar. Soy una mujer muy creyente, y en las fuerzas de Dios me sostengo.

— Justamente por su espíritu solidario me llamó la atención que no hiciera nada con respecto a la niña Soraya Caso.
Estoy atosigando al Ministerio Público. Esperé prudentemente el proceso de investigación que tiene carácter de reservado, pero ya solicitamos los resultados. No puede haber impunidad en este caso.

— ¿Fue un error tomarse la foto con Nadine y los niños del Vraem que nunca fueron secuestrados?
Yo no me arrepiento porque actué con buena fe, mi conciencia está tranquila.

— Los analistas dicen que existe un cogobierno, que Nadine ordena a los ministros.
Lo que pasa es que hemos tenido primeras damas de perfil bajo por su propia decisión y ahora vemos surgir a un personaje joven, con una sonrisa de oreja a oreja, con jean y zapatillas, que sabe combinar las labores y que además nos trae mensajes refrescantes. Todo eso le gusta a la gente. Yo nunca la he visto, y es mi palabra, en un Consejo de Ministros. Yo no despacho con ella.

— Una curiosidad: ¿usted cree en el pedido de perdón que hizo Fujimori en su cuadro?
Le dejo a la ciudadanía responder esa pregunta. Mal haría en tener una opinión valorativa sobre un acto de un ex presidente. No me parece adelantar opinión.

Si desea leer la entrevista completa puede hacerlo en la edición impresa de El Comercio.