Ministra de la Mujer: “Sabemos que no se distribuye miseria, sino riqueza”

Ana Jara aclaró que ningún ministro supo de la renuncia de Juan Jiménez. Dice que el Gabinete Villanueva será recordado por el liderazgo, diálogo y la industrialización

Ministra de la Mujer: “Sabemos que no se distribuye miseria, sino riqueza”

MILAGROS LEIVA GÁLVEZ

Ya cumplió 22 meses en el Ejecutivo y sigue firme como una de las ministras con mayor aprobación. Ana Jara, la ministra de la Mujer, siempre da la cara a los periodistas para defender la gestión del presidente Humala. Esta es su reflexión después del remezón en el Gabinete.

¿Cómo ha tomado la elección de César Villanueva como primer ministro?
A todos nos ha agarrado de sorpresa la designación de un nuevo primer ministro, sobre todo porque el saliente, Juan Jiménez, había iniciado una etapa de diálogo con las fuerzas políticas. Como bien lo apuntó el presidente de la República, luego del juramento, en el Gabinete Villanueva debemos apuntar especialmente a la industrialización, y para eso se requería refrescar al primer ministro; entendemos que esa es una de las tareas que tiene César Villanueva, a quien le auguramos una excelente gestión porque él muestra resultados: dos veces presidente regional de San Martín, una región que ha crecido con sostenibilidad.

Jiménez dice que desde julio ya discutía su salida con el presidente. ¿Ustedes no sabían?
No lo sabíamos. La designación del primer ministro, como la de los ministros de Estado, es una prerrogativa del presidente.

¿En ningún momento Jiménez les dijo: “Señores ministros, por si acaso, pronto me voy”?
No. Hacía poco el primer ministro había estado en Urubamba liderando un equipo de 11 viceministros para sostener reuniones con las comunidades y llevar el Estado a esas zonas imponiendo una agenda de trabajo que implicaba postas médicas, escuelas, un centro de emergencia mujer y otras obras de inversión, de modo que el trabajo del primer ministro fue constante y nunca bajó la guardia si él ya conocía que abandonaría la PCM.

¿Su salida ha sido para usted un balde de agua fría?
No, nuestros cargos son de confianza, y en cualquier momento el presidente nos puede dar las gracias y se acabó.

¿En su análisis por qué se fue?
Desconozco los motivos, pero sé que está en las mejores relaciones con el presidente.

Ahora comenzamos la era Villanueva con la promesa de destrabar los nudos burocráticos, pero los adversarios señalan que Humala ha perdido tiempo en inversión.
Voy a señalar un ejemplo palpable. Uno de los puntos que hemos destrabado para lograr la inversión en energía y minas es el bendito certificado de inexistencia de restos arqueológicos. Este retrasaba que se diera el visto bueno a un proyecto de inversión en esta área de energía y minas un año o año y medio, un solo certificado, y este gobierno ha reducido ese trámite a 20 días, el plazo de presentación, si se amerita. Hacemos una labor proactiva para que la inversión pueda plasmarse de una manera efectiva y diligente en el país. Quiero recalcar que este gobierno la tiene clara: para que tengan sostenibilidad, las políticas sociales deben ir de la mano con el crecimiento económico.

¿Por qué entonces Humala declara que la niña de sus ojos es la política social y no la económica, si ambas van de la mano?
Junto con esta expresión lírica de que las políticas sociales eran la niña de sus ojos, sin descuidar el crecimiento económico, al renglón siguiente lo dijo, es claro para nosotros que si pretendemos distribuir riqueza lo tenemos que hacer en la medida en que el Perú siga creciendo económicamente. Sabemos que no se distribuye miseria, sino riqueza. La economía para nosotros es vital, estratégica, tan es así que ya lo ha señalado el primer ministro Villanueva: buscamos confianza en el país, debemos tener confianza en el gobierno, en el país, y esa confianza será evidente para los inversionistas. Sabemos que la inversión es clave, sin esta no hay puestos de trabajo, no hay generación de oportunidades, está claro para nosotros.

¿En esa búsqueda de confianza no se debió cambiar a más ministros? Se critican sectores sensibles como Interior, Salud, Agricultura y Relaciones Exteriores. Se habla de un Gabinete Halloween. Mucho maquillaje, mucho ruido, poco cambio. ¿Ha sido un cambio simbólico?
Ningún Gabinete Halloween, ningún Gabinete criollo. Este Gabinete será el del liderazgo, del diálogo y de la industrialización, recuerda eso.

¿Se equivocaron en los primeros tiempos al enfrentarse tanto a los otros partidos? ¿Diría que el Ejecutivo pecó al abrir fuego por todos lados?
Jamás será un escenario de beneficio para el país entrar a la confrontación. El ambiente enrarecido en el que estuvimos los peruanos meses atrás no lo originó el gobierno de turno, nosotros hemos respondido a las pullas que lanzaban determinados actores políticos que ya adelantaron su candidatura presidencial al 2016, pisamos el palito. Lo hemos entendido al punto que por disposición del presidente, el ex primer ministro Jiménez estableció esta mesa de diálogo, la instituyó y fortaleció.

¿Por qué Humala no lidera estas mesas de diálogo?
El presidente Humala se sentará con los líderes en una segunda etapa del diálogo, teniendo la agenda país fija. Se sentará para fortalecer ese diálogo, no es un escenario que se haya negado, va a pasar. Acá no estamos gobernando a título particular, gobernamos a título universal y eso no lo hemos sabido explicar.

¿Humala se ha quedado solo?
No, no se ha quedado solo. Está fortalecido por las fuerzas vivas, yo que lo acompaño veo que las organizaciones sociales de base le dan el respaldo al presidente en sus viajes al interior, salen a recibirlo y no con portátiles. Humala está respaldado por la ciudadanía, incluso sus índices de popularidad actuales son superiores a los que han tenido en otro período los gobernantes.

Sus índices de popularidad son altos en el sector rural, donde se ejecutan los programas sociales, pero la clase media le da la espalda. Las encuestas lo dicen claramente.
El respaldo del presidente viene básicamente del ciudadano de a pie. Por supuesto que hay un sector crítico, en democracia, en hora buena, pero esa nueva clase media emergente sabe perfectamente que nosotros no hemos pateado el tablero en la administración responsable de la caja fiscal. Acá no ha habido un solo acto de gobierno que represente una farra o fiesta, hemos sido responsables, incluso frente al pedido legítimo de determinados sectores como Salud o el profesorado, las Fuerzas Armadas, que piden aumento en las remuneraciones. Si existe crítica al gobierno, no puedo tapar el sol con un dedo; es por estos altibajos que hemos tenido al entrar en los dimes y diretes en el ambiente político que surgieron y que ya hemos dejado atrás. Acá tenemos un gobierno democrático que respeta las reglas de juego constitucionales, entregaremos la posta en el 2016 y queremos ver al Perú en crecimiento. A nosotros se nos recordará por la autopista El Sol, por la línea dos del metro, por el aeropuerto de Chinchero en Cusco, esas son obras sociales de impacto que implementa este gobierno y, por supuesto, la masificación del gas natural. Todo para consumo domiciliario, ese será uno de los grandes logros del presidente Humala.

Sigue el enlace para leer la entrevista completa.