Pilar Freitas: “No valoraron mi desarrollo profesional, solo buscaron desfigurarme”

Entrevista. La nombrada defensora del Pueblo sostuvo que todas las propiedades que tiene “han sido financiadas con préstamos bancarios”

Pilar Freitas: “No valoraron mi desarrollo profesional, solo buscaron desfigurarme”

SEBASTIAN ORTIZ MARTÍNEZ @Shebas07
Redacción Online

En la voz de la cuestionada abogada Pilar Freitas se escucha su enojo y frustración por lo que ella dice ha sido una conspiración para impedir su llegada a la Defensoría del Pueblo. “¿Qué más me vas a preguntar?”, respondió cuando elcomercio.pe le solicitó unas declaraciones sobre su declinación y los motivos que la llevaron a dar un paso al costado.

Cada dos preguntas, Freitas intentó cortar la comunicación hasta que en la octava lo logró aduciendo que ya no quería hablar más, que ya “ha sido suficiente” el maltrato que recibió. A continuación sus respuestas, entre ellas a la adquisición de propiedades por más de 600 mil dólares en los últimos años.

Hace una semana dijo que no renunciaría a postular a la Defensoría del Pueblo*. Hoy dio el paso al costado que el presidente Humala exhortó, ¿por qué?
Yo no he dado un paso al costado, yo solamente no he aceptado la designación (como defensora del Pueblo). Dadas las circunstancias y por encima de mi vocación de servicio era preferible retirarse y dejar que el Congreso de la República tenga la libertad de cambiar su decisión.

La protesta de la sociedad civil en contra de su postulación y posterior nombramiento fue general. ¿No vio nada de malo en la repartija?
La verdad es que yo no tengo competencia para calificar el trabajo de los congresistas, no está dentro de mis competencias. No tengo facultad para criticar a nadie, menos aún a personas que han sido elegidas por el pueblo.

En la carta que le envió al presidente del Congreso denunció una “conspiración”. ¿Quiénes, según usted, están detrás de esta?
No lo sé, pero definitivamente hay un grupo de personas con intereses particulares que buscó cuestionamientos en mi contra y que han forzado una mala imagen de mí. No valoraron el desarrollo profesional, la experiencia y la idoneidad (…) Solamente buscaron desfigurarme.

Usted es militante de Perú Posible. ¿Cómo pudo ser una defensora imparcial si tiene su corazón chacano?
La ley claramente señala que puedo renunciar a mi partido…

Su partido es aliado del Gobierno. ¿Esto no la limitaba?
No, de ninguna manera, porque mi comportamiento a través de los 38 años que trabajo en el sector público ha demostrado que jamás he puesto los intereses partidarios por encima del Estado peruano. Lo tengo claramente demostrado a través de los procesos judiciales que manejé durante 8 años en el Poder Judicial. Defendí al Estado y no los intereses de nadie.

Un informe del Consejo de Supervigilancia de Fundaciones del Minjus señala que hubo malos manejos en la Fundación Canevaro…
Eso es absolutamente falso. En ese informe, que duró seis años en elaborarse, procuraron buscar cosas de la fundación, pero nunca encontraron nada. Dieron un informe final y no permitieron que se debata los cargos. Esto es materia de análisis en un proceso judicial y estoy segura de que todo va a ser desvirtuado en su momento. Es más, yo no soy la Fundación Canevaro, la administración está compuesta por cinco personas, entonces no me pueden atribuir todo, menos aún malos manejos.

También la acusan de cambiar los estatutos para quedarse en la directiva. ¿Esto acaso no es una irregularidad?
Todas las entidades hacen cambios de estatutos. Además, este cambio no fue para que Pilar Freitas se quede en el cargo, eso es falso.

La periodista Milagros Leiva presentó en su programa “No culpes a la noche” documentos que señalan que usted adquirió en los últimos años cinco propiedades valorizadas en más de 6 millones de dólares. ¿Cómo lo hizo?
Con respecto a eso, dos de las casas que ella señala que son mías, no lo son. Esas propiedades pertenecen a otras personas que tampoco son mis hijos. Todas las propiedades que tengo las he financiado con préstamos bancarios y tengo los documentos para acreditarlo. No tengo nada que ocultar al respecto, nada. Ya no soy defensora del Pueblo, no tengo ese cargo, no permitiré que sigan maltratándome más.