Urresti sobre ‘narco’ de Barranca: Fue irresponsable indultarlo

Para el titular del Interior, el narcotráfico desea infiltrarse en el Estado. Añadió que algunos partidos se dejan engañar

Urresti sobre ‘narco’ de Barranca: Fue irresponsable indultarlo

A juicio de Urresti, "algunos partidos se están dejando engañar" por el narcotráfico. (Foto: El Comercio)

El ministro del Interior, Daniel Urresti, advirtió hoy que "los narcotraficantes tienen decidido infiltrar el Estado a través de los gobiernos locales y regionales y, en el futuro, el Congreso".

Al comentar la incautación del cargamento de droga y la detención de Danilo Silva, allegado al candidato fujimorista a la alcaldía provincial de Barranca, Urresti indicó que estos delincuentes "están dispuesto a gastar lo que sea para acceder a estos cargos".

A su juicio, "algunos partidos se están dejando engañar", lo cual calificó como "gravísimo".

"Que a estos partidos no les extrañe que les estén financiando y les pongan las cosas fáciles", indicó, para luego invocar a que en estos grupos políticos se tome más en cuenta los antecedentes de personas que "antes no tenían un centavo y que ahora tienen 20 empresas" y ofrecen financiar campañas políticas.

Respecto a por qué la Policía no denuncia este tipo de infiltraciones, indicó que las mismas son advertidas a través de notas de inteligencia policial con miras a un trabajo posterior de investigación. Las mismas, anotó, "no constituyen una prueba" que pueda presentarse ante las autoridades judiciales.

INDULTO MAL DADO
En cuanto al caso Silva, detenido en la localidad de Barranca hace unos días, el ministro Urresti señaló que haberse indultado "a tipos como este, que son cabecillas" de bandas de delincuentes ha sido "irresponsable".

"Si no se le hubiera indultado, entonces no se estaría dando todo esto", manifestó. "Ahora enfrentamos problemas por dejar libre a quien no debieron liberar", añadió Urresti.

Si bien evitó calificar como delito este beneficio otorgado a Silva, el ministro del Interior señaló que, a su criterio, ello sí constituye "un problema de conciencia y de moral".

Durante el segundo gobierno de Alan García, la condena de Silva fue reducida gracias a una resolución firmada por el ex presidente.