Alumnos del Alcides Vigo no pueden estudiar por problemas administrativos

El plantel habría cambiado su condición de privado a público. Un cerco policial impide acceso de escolares

La incertidumbre reina entre los padres de los 278 alumnos matriculados en el colegio Alcides Vigo Hurtado, en Surco. Hoy, por tercer día consecutivo, sus hijos no pudieron iniciar las clases debido a que se mantenía el cerco policial que sorprendió a los estudiantes el lunes último y que impedía el ingreso al plantel, en cuyo interior se hallan, desde hace dos días, 20 profesores de la Asociación de Bienestar Social 6 de Agosto, la cual administraba el plantel.

El director regional de Educación de Lima Metropolitana del Ministerio de Educación, Guillermo García Samamé, dijo que desconocía que los alumnos no podían ingresar al centro de estudios y agregó que hoy una comisión iría a inspeccionar el local.

Por su parte, Flor de María Manco, subgerente educativa de la mencionada asociación, integrada por ex miembros y familiares de la otrora Policía de Investigaciones, indicó que los principales perjudicados con esta medida son los alumnos.

Según el coronel PNP Luis Guerrero Temoche, jefe de la División de Educación, de la Dirección de Bienestar de la Policía Nacional, el cerco policial obedece a la resolución de la Dirección Regional de Lima Metropolitana, del Ministerio de Educación, emitida el 24 de febrero, que cambia la condición del colegio Alcides Vigo de privada a pública. Al convertirse este en un colegio estatal la asociación —dice Temoche— ya no podría administrarla.